Seattle se apoya en el juego terrestre para ganarle a Minnesota

Con 218 yardas por tierra los Seahaks vencen a los Vikings y son líderes del Oeste de la NFC.

logo

Con 24 puntos en la segunda mitad y con una defensiva que se hizo sentir en los momentos cruciales del partido, los Seattle Seahawks toman por asalto la cima del Oeste de la Conferencia Nacional al superar 37-30 a los Minnesota Vikings en el Monday Night Football que bajó el telón de la Semana 13 de la temporada 2019 de la NFL.

Sin brindarse en su mejor versión, Russell Wilson hizo lo necesario para guiar a su equipo al triunfo al completar 21 de 31 pases para 240 yardas con dos touchdowns y una intercepción tras una primera mitad muy tambaleante para Seattle (10-2). Kirk Cousins acumuló 276 yardas al irse 22 de 38 con dos pases de anotación y uno interceptado.

La ofensiva terrestre de Seattle jugó un rol preponderante en el flujo del partido, con un Chris Carson que acumuló 102 yardas en 23 acarreos y con un Rashaad Penny que añadió 74 en 15 carreras. Ambos acabaron con un touchdown terrestre y generaron 218 yardas por tierra, por apenas 78 de Minnesota (8-4).

Publicidad

Los Minnesota Vikings se fueron al frente en una serie ofensiva que recorrió 83 yardas en apenas seis jugadas y que solo consumió 3:31 minutos, y que culminó en acarreo de dos yardas de Dalvin Cook para poner adelante a Minnesota 7-0 en el primer cuarto.

Los Seahawks habrían de responder más tarde en el cuarto. Luego de un largo y sostenido drive de 14 jugadas y que consumió 8:01, después de recorrer 75 yardas, derivó en un acarreo de Chris Carson de una yarda para empatar el partido 7-7.

Pese a responder con el empate pronto, Russell Wilson no estaba convirtiéndose en factor, pues no se le veía cómodo y no estaba siendo muy productivo que digamos, prueba de ello es que en el segundo cuarto Anthony Harris le interceptó un pase al quarterback de Seattle que había sido previamente rebotado en la línea de scrimmage pero que llegó de vuelta a él, y al estilo del voleibol, palmoteó pero solo para entregarlo. Harris lo llevó al end zone para que Minnesota tomara ventaja de 14-7.

Publicidad

Un gol de campo de Jason Myers, de 29 yardas y restando 1:02 en el segundo cuarto, acercó a los Seahawks por 14-10 antes del medio tiempo. Sin embargo, quedando un segundo en el reloj del primer medio, Dan Bailey pateó un gol de campo de 47 yardas que abrió la brecha de nuevo para los Vikings 17-10.

Ya en el tercer cuarto, los Seahawks establecieron el ataque terrestre y luego de un drive de ocho jugadas y tras 4:20 utilizados, Seattle empató el partido con una carrera de 1 yarda de Rashaad Penny para poner las cosas 17-17. Restando 5:49 en el tercer periodo, Myers pateó su segundo gol de campo del partido, de 29 yardas, para que los de casa tomaran ventaja por primera vez en el partido, 20-17.

A partir de este punto, Minnesota se desplomó y Seattle se adueñó del partido. David Moore capturó un pase de 60 yardas de Wilson y se escapó hasta el end zone para dalr e los Seahawks una ventaja de 27-17 y para empezar el cuarto periodo, Penny capturó su segundo pase de touchdown, este de 13 yardas, luego de una intercepción de la defensa a Kirk Cousins, para capitalizarlo en una ventaja de 34-17 que parecía ya decisiva.

Sin embargo, un desliz en la defensa de Seattle le permitió a Cousins redimirse y acercar a su equipo. Con 12:49 restándole al partido, el quarterback de los Vikings halló completamente solo a Laquon Treadwell para conectarse con él en un envío de 58 yardas que acabó en anotación y que recortó el margen a 34-24 con un mundo de tiempo aún por jugarse.

Un balón suelto de DK Metcalf, luego de haber completado una recepción, fue bien capitalizado por Minnesota. Cousins se conectó con Kyle Rudolph en el end zone, mediante una sensacional y vistosa atrapada a una mano del ala cerrada, que puso las cosas 34-30 con 7:14 por jugarse, bajándole los decibeles a los fans en CenturyLink Field.

Bills Cowboys Football

El color de las porristas

Michael Ainsworth/AP

1 / 35