Pro Bowl: desfile de estrellas y futuros agentes libres

Los jugadores ganarán entre 35 y 70 mil dólares por su participación del domingo.

logo

Alrededor de una decena de jugadores de la NFL que estarán presentes en el Pro Bowl, a disputarse en Orlando este domingo, son futuros agentes libres, incluido al quarterback con más pases en la historia de la liga, Drew Brees.

Todos han sido diplomáticos esta semana, insistiendo en que quieren quedarse con sus equipos actuales. Pero la realidad es que algunos de ellos seguramente jugarán para otra franquicia la próxima campaña, lo que convierte al Pro Bowl en su último partido con ese casco.

Este es un vistazo de los jugadores más notables que ingresarán a la agencia libre, pero antes harán una parada en Orlando:

-QB Drew Brees, New Orleans Saints: El líder en yardas por pase (77.416) y touchdowns (547) de la NFL ha sido esquivo sobre lo que le depara el 2020, pero aseveró que “son los Saints o nada”.

Publicidad

-RB Derrick Henry, Tennessee Titans: Lideró la liga en yardas por acarreo (1.540) y touchdowns por tierra (16). También tuvo un papel clave en las victorias de postemporada de los Titans en New England y Baltimore. Acarreó 64 veces para 377 yardas y un touchdown en esos juegos.

-TE Austin Hooper, Atlanta Falcons: Tras un año con los Falcons en el que atrapó 75 pases para 787 yardas y seis anotaciones, Hooper será uno de los agentes libres más codiciados.

-Matthew Slater, equipos especiales, New England Patriots: El jugador de 34 años disputará su octavo Pro Bowl y espera terminar su carrera con los Patriots. Ha pasado todas sus 12 temporadas con los Pats.

-QB Ryan Tannehill, Tennessee: Reemplazó a Marcus Mariota en octubre y ayudó a que los Titans llegaran al juego de campeonato de la Conferencia Americana.

Publicidad

Otros jugadores son: Marshal Yanda (guard) y Matt Judon (LB) de Baltimore; Andrus Peat (guard) de New Orleans, y Shaq Barrett (LB) de Tampa Bay.

El propio Pro Bowl también se convertirá en agente libre. La NFL mantuvo el partido en Orlando por un cuarto año, pero se conjetura de que la ciudad que lo alberga podría cambiar para la siguiente campaña.