Los peces raros de la NFL y estrellas del Super Bowl

Leyendas de la NFL que generaron muy poca expectativa en el Draft, pero ganaron el Super Bowl.

logo

El Super Bowl es el pináculo de la carrera de cualquier jugador de futbol americano y en él se han encumbrado jugadores sobre los que no había demasiada expectativa al inicio de sus carreras.

Tom Brady y Joe Montana encabezan la lista de los peces raros surgidos del Draft que emergieron como leyendas. Entre los dos suman 10 títulos de la NFL con siete reconocimientos de Jugador Más Valioso (MVP).

Otros más como Jeff Hostetler o Nick Foles pueden ser etiquetados como one-hit wonders, quienes tuvieron un año de ensueño tras entrar al emparrillado en sustitución de los titulares de sus equipos (Phil Simms y Carson Wentz, en sus casos) para llevarlos al Super Bowl y ganarlo.

Estos son 12 peces raros de la NFL, quienes fueron ignorados al menos una vez por todos los equipos de la Liga antes de ser elegidos en el Draft -o ni siquiera ser elegidos-.

Publicidad

Drew Brees
El todavía actual QB de New Orleans fue la selección 32 del Draft de 2001, la primera de la segunda ronda, por los San Diego Chargers, quienes lo liberaron tras la temporada 2005 por una lesión y para darle paso a Philip Rivers. Eventualmente, Brees se volvió campeón y súperestrella con los Saints, mientras Rivers no ha podido llevar a los Chargers a un partido importante.

Jeff Hostetler
Una lesión de Phil Simms hacia el final de la temporada de 1990 le dio paso a Hostetler para comandar a los New York Giants de cara a los Playoffs. Se las arreglaron para vencer a los favoritos San Francisco 49ers en la Final de la NFC y a los Buffalo Bills en el Super Bowl XXV, una revancha del partido en el que perdieron a Simms, y en el que Hostetler fue nombrado MVP.

Joe Montana
Los Dallas Cowboys se plantearon elegir a Montana en el Draft de 1979, pero no fue del total agrado de Tom Landry. Tres quarterbacks, incluidos Phil Simms, fueron elegidos antes de él. Montana guió a los San Francisco 49ers a ganar los Super Bowls XVI, XIX, XXIII y XXIV, con tres reconocimientos de MVP.

Nick Foles
Una historia similar a la de Hostetler la vivió Foles 26 años después. Carson Wentz se lesionó en la Semana 14 de la temporada 2017 y Foles tomó el control de la ofensiva de los Philadelphia Eagles para llevarlos hasta el Super Bowl LII, donde derrotaron a los New England Patriots y, de paso, se llevó el MVP del partido.

Publicidad

Hines Ward
Si vemos los números de Ward en su paso de 13 años en la NFL, es difícil pensar que fue seleccionado hasta la tercera ronda del Draft. Fue el MVP del Super Bowl XL donde Pittsburgh venció a Seattle gracias a sus 123 yardas por recepción y el touchdown que sentenció el juego. También se coronó en la edición XLIII ante Arizona.

Terrell Davis
Hubo 195 jugadores elegidos en el Draft de 1995 antes de que Mike Shanahan se llevara a Davis, quien hoy es el hombre récord de yardas por tierra de los Denver Broncos. Ganó los Super Bowls XXXII y XXXIII y fue MVP en el primero de ellos con una actuación de 157 yardas y tres anotaciones ante Green Bay.

Tom Brady
Las evaluaciones de Brady tras el Scouting Combine de 2000 fueron muy poco alentadoras, pero tras tomar el puesto de titular con los New England Patriots por una lesión de Drew Bledsoe en 2001, no solo no lo soltó, sino que se convirtió en el jugador más ganador en la era del Super Bowl con seis anillos y cuatro reconocimientos de MVP.

Julian Edelman
En este mar hay peces aún más raros que Brady. Su receptor favorito de los últimos años, Julian Edelman, fue la selección global 232 en 2009, quien estuvo presente en los últimos tres campeonatos de los Patriots con el MVP incluido del Super Bowl LIII, cuando tuvo 141 yardas por recepción ante los Rams de Los Angeles.

Roger Staubach
El caso de Staubach es peculiar, pues su elección proviene de 1964, cuando fue la “décima selección futura” de Dallas, ya que estaba enlistado en la Marina, para la que sirvió cuatro años, incluido un periodo en la guerra de Vietnam. Debutó con 27 años hasta 1969, pero en la década de los 70 guió a los Dallas Cowboys a cinco Super Bowls, con dos victorias y un MVP.

Dwight Clark
Un pez aún más raro que Montana en la era de Bill Walsh, quien lo eligió hasta la décima ronda en el mismo Draft, el de 1979. Clark fue el autor de la célebre recepción conocida como ‘The Catch’ en la Final de la NFC ante Dallas, que llevó a San Francisco a su primer Super Bowl. Ganó dos títulos con los 49ers y fue el líder receptor de la NFL en 1982.

Steve Young
El sucesor de Montana con San Francisco pasó dos años en la United States Football League antes de llegar a los Tampa Bay Buccaneers en 1987, donde tuvo una temporada muy pobre. Pero tras la lesión de Montana en enero de 1991, se quedó con el puesto al grado que los 49ers mandaron a su QB estelar y ya veterano a Kansas City en 1993. Con seis pases de anotación, Young fue el MVP del Super Bowl XXIX, en el que apalearon a San Diego 49-26.

Kurt Warner
Tras firmar como agente libre no-drafteado en 1994 con Green Bay y ser cortado antes del inicio de la temporada, jugó tres años en el futbol arena y uno más en la NFL Europa. En 1999 firmó con los St. Louis Rams para ser suplente de Trent Green, quien se lesionó en la pretemporada. Warner llevó al equipo ese mismo año al Super Bowl XXXIV, donde vencieron a Tennessee y fue nombrado MVP.

Publicidad