Kansas City Chiefs: explosividad e inercia ganadora

Los Chiefs llegan a la Final de la AFC con siete victorias al hilo y el papel de favoritos.

logo

Un volado y un offside fue lo único que evitó que los Kansas City Chiefs llegaran al Super Bowl el año pasado. Un error y un momento de mala suerte.

Tras el amargo desenlace de la Final de la Conferencia Americana ante New England, los Chiefs llegan al mismo escenario, sólidos y ante un equipo que luce inferior en el papel.

Patrick Mahomes ya no es una promesa, sino unar realidad, pero su presencia es vital para su equipo. Una lesión de su quarterback titular y un bache a media temporada puso en tela de juicio la trascendencia de Kansas City en 2019, pero el equipo empezó a escalar de cara al final de la campaña en el Estadio Azteca.

Sí, en el Estadio Azteca. En la victoria sobre los Chargers de Los Angeles de la Semana 11 inició una racha de siete triunfos que sigue vigente y que los tiene como favoritos para representar a la Conferencia Americana en el Super Bowl.

Publicidad

Su última derrota: en la Semana 10 ante los Tennessee Titans, su rival de este domingo.

La ofensiva

La lesión de Mahomes le hizo perder dos partidos y aún así fue el décimo pasador más productivo de la NFL con 4 mil 31 yardas. De jugar la campaña completa con el mismo promedio por partido, habría sido el quinto y con un impulso extra hasta el tercero.

En su tercer año en la NFL y segundo como titular, nadie duda que el 15 de los Chiefs es un quarterback elite de la Liga, pero ¿qué más tienen que ofrecer a la ofensiva?

Ya conocemos la seguridad que brindan las manos de Travis Kelce, el ala cerrada con más yardas y cuarto jugador con más yardas por recepción (mil 229). Y si bien ningún ala abierta superó las mil en la fase regular, pero con las aportaciones de Tyreek Hill, Sammy Watkins y Mecole Hardman, Kansas City tuvo el quinto mejor ataque aéreo del año.

Publicidad

Pero el talón de Aquiles de esta ofensiva es su unidad terrestre, que fue la 23 de la Liga. Ninguno de sus corredores superó las 500 yardas en toda la temporada regular. La explosividad de Mahomes y sus receptores recibe menos apoyo que otros equipos.

LeSean McCoy, quien no ha entrenado esta semana por enfermedad, ha perdido su rol protagónico desde la mitad de la temporada, mientras que Spencer Ware, contratado en diciembre, se lesionó en Navidad y terminó su temporada. El titular, Damien Williams, no parece un corredor de cuidado.

Mucho dependerá de que los Chiefs tengan un partido por aire acorde a su potencial para vencer a unos Titans cuya fortaleza es la carrera y, por tanto, podrían tener mayor tiempo de posesión de balón.

La defensa

Kansas City tiene una respetable defensa por aire que ha permitido 228.8 yardas por partido, la octava de la temporada regular y solo superada por San Francisco de los equipos que siguen con vida. Ahí destaca Tyrann Mathieu con cuatro intercepciones y 75 tacleadas en la temporada.

Pero su debilidad está en la defensa por tierra, que fue la séptima peor de la NFL en 2019, con 2 mil 51 yardas aceptadas, pero además con el cuarto peor promedio por acarreo, que fue de 4.9 yardas.

Y cuidado, porque ya vimos que esa es la fortaleza de los Titans. Ningún jugador de los Chiefs estuvo entre los 50 con más tacleadas en la fase regular.

¿Favoritos?

Kansas City es favorito en las casas de apuestas por siete puntos. Está justificado: su marca de 12-4, la forma en la que se encuentra Patrick Mahomes y su racha de siete victorias les dan los créditos necesarios, pero su debilidad al defender por tierra, al enfrentar a un equipo que promedió 209 yardas en sus dos partidos de Playoffs, debe encender las alarmas para el coach Andy Reid y su coordinador defensivo Bob Sutton.

Reid es el único head coach que ha estado en un Super Bowl en esa posición de los que quedan con vida y su experiencia es un handicap a favor para los suyos.

Publicidad

Pero no deben perder foco en la motivación de sus rivales de este domingo, pues los Titans, después de pegarle al campeón y al mejor equipo de la temporada regular, saben que no tienen nada que perder.