Jets no castigarán a Le'Veon Bell por jugar bolos

“La mayor sorpresa es que haya logrado un puntaje de 251 con gripa", agregó el RB.

logo

Le’Veon Bell no recibirá castigo de los Jets después de que se le vio jugando bolos este fin de semana.

El corredor de Nueva York se perdió el encuentro del domingo, un triunfo por 22-21 ante los Miami Dolphins, mientras continuaba recuperándose de la gripe que lo marginó dos días del entrenamiento.

El coach Adam Gase dijo el martes que los doctores del equipo habían determinado que seguía enfermo el sábado, por lo que lo descartaron para el juego.

Publicidad

"Él quería jugar”, comentó Gase. “Pero le dijeron que seguía siendo contagioso. No lo querían cerca de los otros jugadores pues pensaron que podría contagiar al resto del equipo”.

Bell fue enviado a su casa, y se le pidió que permaneciera alejado del equipo mientras se recuperaba, pero no transgredió ninguna regla del equipo.

“¿Por qué razón le voy a poner un castigo?, dijo Gase. “No le puedo decir: ‘tienes que quedarte en casa’”.

Publicidad

El diario New York Post reportó el lunes que Bell acudió a jugar bolos en Nueva Jersey el sábado en la noche y se quedó hasta el cierre alrededor de la 1 de la mañana.

Bell indicó el martes que varios integrantes de su familia y amigos habían viajado para verlo jugar ante los Dolphins pero que tras ser descartado para el encuentro el sábado, los médicos le dijeron que saliera de la casa y que moviera un poco el cuerpo. Entonces decidió ir a jugar bolos con su familia y amigos. Bell se dijo sorprendido de que su decisión de salir de casa se volviera noticia.

“Ah sí, lo estoy realmente”, aseguró Bell. “La mayor sorpresa es que haya logrado un puntaje de 251 con gripa. Esa es la mayor sorpresa, un récord de mi carrera”.

Bell dijo que perdió entre ocho y nueve libras de peso (de 3,6 a cuatro kilogramos) por la enfermedad, pero aseguró que ya se siente mejor y espera jugar el domingo ante los Ravens de Baltimore.

Gase dijo que hubiera preferido que Bell se quedara en casa el sábado y continuara su recuperación. Reconoció que da una mala imagen el ser visto en público y jugando bolos horas después de que lo descartaran para el partido por una enfermedad.

Su primera temporada con los Jets no ha sido la esperada. Ha corrido para sólo 589 yardas, con 3,2 yardas por acarreo, que representa la cifra más baja de su carrera. Tiene 55 atrapadas para 403 yardas desde atrás de la línea, pero no ha tenido la explosividad aguardada en marzo, cuando se le contrató por cuatro años y 52,5 millones de dólares.

Publicidad