Colin Kaepernick: perfil del héroe incómodo de la NFL

Todo comenzó con una rodilla en el césped que resignificó un símbolo alejado de la realidad.

TUDN.MX
logo

El atroz asesinato de George Floyd en Minneapolis reanimó la lucha contra el abuso policial como síntoma del racismo subyacente en la sociedad estadounidense y, con ello, el resurgimiento de una figura clave, un hombre que optó por la justicia antes que su carrera en la NFL: Colin Kaepernick.

Para aquellos que ya olvidaron o no conocen el ascenso de Kaepernick como ícono de los derechos civiles en la historia reciente de los Estados Unidos, una rodilla en el césped el 27 de agosto de 2016, durante la entonación protocolaria del himno en partido de pretemporada entre San Francisco 49ers y Green Bay Packers, desató el 'fenómeno Kaepernick' en el deporte.

"No voy a levantarme para mostrar orgullo a la bandera de un país que oprime a la gente de color. No estoy buscando aprobación".

Fueron las certeras palabras de un hombre que no le importó ganarse enemigos dentro y fuera de la liga mientras hacía lo correcto para exigir un cambio en la sociedad. Con una rodilla en el suelo, Kaepernick aprehendió el concepto del "hogar de los valientes" para refundar "la tierra de los libres" que ya no encajaba con la realidad.

Rápidamente, el ánimo de lucha y esperanza se transmitió en el gremio y más allá --un virus ante los ojos de sus detractores y racistas de clóset--. Primero fue su compañero de equipo, Eric Reid. A éste le sucedieron los demás en San Francisco y en el resto de la NFL. La futbolista Megan Rapinoe fue una de las primeras mujeres en el deporte que imitó el silencioso pero incómodo gesto de la rodilla en el césped.

Seleccionado en la segunda ronda del Draft 2011 por los 49ers, Kaepernick ganó la titularidad tras su año de novato. Su extraordinario nivel lo llevó hasta los Playoffs, donde impuso récord de yardas terrestres para un quarterback con 181 y dos touchdowns. Y finalmente disputó el Super Bowl XLVII ante los Baltimore Ravens.

Sus siguientes tres campañas fueron buena, mala y desafortunada por la lesión en su hombro. El 2016 lo inició sin la titularidad y con muchas dudas alrededor de su nivel, pero Kaepernick estaba destinado a una lucha muy distinta, realmente trascendental que cuatro años después sigue en pie.

Se quitó el casco y las hombreras para lucir orgullosamente su afro; le dio a entender al mundo que era un hombre negro harto del racismo y la complicidad de las autoridades. Entonces surgió el verdadero Colin Kaepernick y con él un movimiento por los derechos civiles como aquel que en su tiempo lideró Martin Luther King Jr.

Spain Soccer La Liga

Marcelo también se arrodilla contra la violencia racial

Bernat Armangue/AP

1 / 33