Arrancan las rondas divisionales en la NFL

Este sábado se disputan dos boletos para seguir vivos y jugar el Super Bowl.

SAMUEL REYES
logo

Inician las rondas divisionales en la NFL con dos días competitivos en la emoción de los aficionados que esperan con ansias estas fechas durante todo un año.

El primer partido de este sábado se juega en California, en casa de los San Francisco 49ers.

Los 'gambusinos' volvieron a ilusionar a sus fanáticos y terminaron como el mejor equipo de la NFC, cosa que los coloca entre muchos expertos como favoritos a llegar al Super Bowl.

Su ofensiva, que resultó ser la segunda mejor, podría ser la fortaleza pues son los Baltimore Ravens quienes poseen a los mejores en el departamento, aunque su defensiva no es tan efectiva como quisieran, pues terminaron octavos en ese rubro y deben trabajar ante sus invitados.

Pero para buscar revertirlo, acaban de activar a Kwon Alexander y para hacerle espacio mandaron a reserva de lesionados a Kentavius Street.

Es justo ahí donde los Minnesota Vikings son un poco superiores, sextos de la campaña y además cuentan con David Cook, un jugador clave por las 1135 yardas terrestres conseguidas y que además se montó en el cuarto escalón como corredor para touchdowns por tierra con 13.

Cierto es que en estas instancias ser favorito no cuenta, aunque son los locales que por siete puntos están arriba en las preferencias.

Lo que sí cuenta son las capacidades mentales y habilidades físicas de cada jugador y entrenadores lo que hace la diferencia.

Este es un partido que se transmite por TUDN y su multiplataforma que podrás seguir EN VIVO AQUI.

Para completar el día, los Baltimore Ravens reciben como mejor equipo de la temporada regular a los Tennessee Titans.

Los locales, de entrada, tienen en sus filas a Lamar Jackson, jugador que en 15 juegos logró un 66% de pases completados para 3,127 yardas y 36 anotaciones y aunque fue interceptado seis veces en el año es un sólido pasador.

Pero la entrega de Ryan Tannehill liderando el ataque tras la línea de golpeo, colocó a los Titans como la gran sorpresa de la temporada.

Una ofensiva que explotó con la titularidad de su QB y ganó 7 de sus 10 últimos partidos con un promedio de 30.4 puntos por encuentro.

John Harbaugh deberá trabajar en el poderío ofensivo, pero el envión anímico de haber derrotado a los New England Patriots de Tom Brady es básico para entender que nada es imposible.