Alex Smith recibe un trofeo muy especial por parte de su esposa

El inmovilizador con el que vivió dos años fue convertido en un trofeo Vince Lombardi.

PATY TERÁN
logo

Alex Smith vivió un milagro con su regreso esta temporada a la NFL después de dos años donde estuvo fuera por una fractura en la pierna derecha que requirió un total de 17 operaciones para volver a caminar en primera instancia, y su esposa tuvo un detalle muy especial.

La esposa del QB de Washington Football Team, Liz, publicó en Instagram una imagen que conmovió al mundo entero al mostrar el estabilizador, hecho de titanio, que ayudó a Alex a que sus huesos se consolidaran para no perder la pierna y además recuperar la funcionalidad, pero de una forma distinta.

La familia Smith decidió convertir aquel estabilizador que le acompañó por los últimos dos años en una una especie Vince Lombardi, trofeo que se le da al campeón de la NFL tras el Super Bowl, con el siguiente mensaje:

"Súper, como Alex Smith.

"Esperando este juego y estoy hecho un manojo de nervios. Miro nuestras estanterías como un recordatorio de dónde hemos estado y del arduo trabajo para llegar a este momento. No importa el resultado, Alex ya ganó. Ha superado el desafío más grande que la vida nos ha presentado. Estoy increíblemente orgulloso y estaré animando fuerte. ¡Vamos Washington!

Un agradecimiento especial a @coldhardart por transformar un símbolo de tiempos difíciles en un trofeo de triunfo que podemos poner con orgullo en nuestras estanterías. ❤️❤️❤️".

En 2018, el QB sufrió una fractura de tibia y peroné, pero después de una operación padeció de una infección que le hizo peligrar en perder la pierna derecha y despedirse de la NFL.

A principios de agosto de 2020, Smith trabajó durante cuatro días seguidos, lo que aparentemente impresionó al personal en Washington, porque menos de dos semanas después de esa serie de entrenamientos.

Smith se lesionó el pasado 18 de noviembre de 2018 y todos los pronósticos apuntaban que sería imposible que volviera a jugar.

Adam Gase, primera 'víctima' del Black Monday de NFL