Wilt Chamberlain, la leyenda NBA que tuvo 20 mil amantes

El hombre de los 100 puntos en un partido lleva consigo otro gran mito que tejió en su carrera.

ISRAEL GERMÁN
logo

Para muchos historiadores y aficionados Wilt Chamberlain ha sido el jugador más dominante en la historia de la NBA , y la verdad es que sus números lo respaldan, y aunque para las nuevas generaciones no es un nombre que esté fresco en la memoria, el miembro del Salón de la Fama posee muchos récords y también posee un impresionante registro que no va directamente al tema deportivo, pues se dice que 'The Record Book', como le apodaban, aseguró que estuvo con 20 mil mujeres en su vida.

El miembro del Salón de la Fama, quien ingresó al recinto de Springfield en 2006, de manera póstuma, también dio que hablar fuera de la cancha. De hecho, en sus memorias, el libro publicado en 1991 llamado A View From Above, aseguró que estuvo con 20,000 mujeres. Y que el día que anotó 100 puntos pudo haber anotado 140, de no haber pasado la noche anterior con dos de sus amantes. Puede que exagerara con respecto a esos números, pero los de la cancha son sólidos.

Y en algo que pocos saben, es que el afamado director de cine Quentin Tarantino, llegó a confesar un 'curioso' lazo que lo une Chamberlain, con respecto a aquello de haber tenido 20,000 mujeres a lo largo de su vida, ya que una de ellas fue la madre de Tarantino, según reveló el cineasta en una entrevista para National Public Radio (NPR por sus siglas en inglés) cuando promocionaba la película Django sin cadenas en 2012.

"Mi madre fue una de tantas que pasó por su cama. Eran los 70, ella y sus amigas eran unas veinteañeras guapas y algo hippies, tenían muchas citas y solían salir con jugadores de futbol americano y de basquetol", dijo Tarantino aquella vez. Se rumora que Chamberlain tenía una máxima: no acostarse con una mujer casada. Pero la madre de Tarantino era soltera.

Chamberlain, murió en 1999 a los 63 años, y permaneció soltero también, y sin una descendencia tras su agitada vida, en la que siempre entendió el sexo como 'algo natural', guardando discreción sobre sus amantes, aunque sí trascendió el romance mantenido con Grace Jones mientras se rodaba el filme Conan el Destructor en 1984.

Los jugadores que pueden presumir ser leyenda de la NBA y alguno que va por buen camino.
AP Images

La impresionante carrera deportiva de Wilt Chamberlain

Chamberlain nació en Philadelphia, Pensylvania, en medio de una familia grande y desde niño probó que tenía talento para los deportes. Pero el basquetbol empezó a convertirse en su favorito, pues a los 15 años ya medía 2,11 metros y poco tiempo después alcanzó una estatura de 2,16 forrado con un chasis de 130 kilos.

La extrovertida personalidad de Wilt le hizo ganar detractores, y su argumento de ataque es que únicamente ganó dos campeonatos, mientras que Bill Russell , su archirrival, capturó 11 con los Boston Celtics de la mano de grandes figuras de la época como Bob Cousy, Sam Jones o KC Jones. Y cuando coincidió en los LA Lakers con Jerry West, Elgin Baylor, Pat Riley y otros, ganó el anillo.

En el impresionante currículum de Chamberlain están 71 récords individuales vigentes. Promedió 50.4 puntos y 25.7 rebotes en la temporada 1961-62; capturó 55 tableros en un partido; anotó 40 o más puntos en 271 encuentros, y es el único de la historia con un doble triple-doble, gracias a sumar 22 puntos, 25 rebotes y 21 asistencias en un juego en 1961.

Sin embargo, hay una marca, aunque existen dudas, mitos y diversas teorías, que lo ha catapultado a la posteridad en la historia del basquetbol: el día que anotó 100 puntos con los Philadelphia Warriors ante los New York Knicks en 1962. El partido no fue televisado, únicamente acudieron a la vieja Hershey Arena unas 4,100 personas (debido a una nevada) y en 1999, tras su muerte, alguien pagó 551,884 dólares por el balón de ese partido que, rumoran, el recogebalones se llevó.

Gracias a su abrumador dominio en las proximidades del aro, la NBA se vio orillada a modificar algunas reglas para atenuar su 'abuso'. Por ejemplo, prohibió al tirador desde la línea ir por su propio rebote antes de que el balón tocara el aro, tocar el balón por encima del aro, y castigó las faltas sin balón con un tiro libre y posesión.

Controles NBA PS5.jpg

¡De lujo!

Cortesía e Instagram | @srelix

1 / 32