The Last Dance, episodio 8: El regreso de Michael Jordan con el número 45

Volvió de su retiro en 1995 con los Bulls y al año siguiente llegó la temporada récord de 72 victorias.

logo

El regreso de Michael Jordan a la NBA revitalizó a los Chicago Bulls en la fase final de la temporada 1995, pero un fracaso en los playoffs lo motivó a esforzarse más que nunca para volver a la cima. Además, se recordó en el episodio 8 su participación en la película Space Jam, junto a Bugs Bunny.

La huelga en el beisbol llevó a Jordan a entrenar de nuevo con sus excompañeros. Es ahí cuando la idea de regresar comenzó a rondar en su cabeza.

BJ Armstrong contó la historia del día que quedaron para tomar algo y tuvo que convencer a Jordan de que se pasara por el Berto Center a saludar. De ahí, a entrenar con ellos varias veces por semana y anunciar su regreso: “I’m back”.

Michael Jordan volvió a jugar, pero ahora con el número 45 y no con el famoso 23, decisión que cambió poco tiempo después.

Publicidad

Su regreso a las duelas tuvo sus dolores de cabeza al principio como la derrota contra Orlando Magic en postemporada, pero también tuvo momentos dulces como el recordado ‘Double Nickel Game’ con 55 puntos ante los New York Knicks en el Madison Square Garden.

Horace Grant cobró importancia en este episodio. Miembro del primer triplete de los Bulls, se marchó a Orlando Magic como refuerzo importante al lado de los jóvenes Shaquille O´Neal, Anfernee Hardaway y Nick Anderson.

La serie contra Orlando Magic fue dura por el nivel físico de los Magic pese a su juventud. Ellos tenían tamaño y peso, algo que en Chicago faltaba. Jordan estaba lento y sin condición física.

Tras us regreso, Jordan grabó la famosa película Space Jam en los estudios de Warner Bros, que construyeron una cancha para que pudiera entrenar y preparar su cuerpo con su preparador físico. Su horario era una locura: levantarse temprano, varias horas de grabación, parar a entrenar, seguir grabando y, en la noche jugar algunos partidos.

Publicidad

Llegó la temporada récord de los Bulls, el 72-10 que terminó con el título. Quería demostrar que seguía siendo el mejor, que podía dominar junto con Pippen, Rodman, Kukoc, Kerr y Longley. Es aquí cuando Steve Kerr y Jordan contaron la anécdota del puñetazo en uno de los entrenamientos de comienzos de temporada.

Los Bulls arrasaron como nunca hasta ganar el título, el primero que ganaría Jordan sin su papá. Y lo hizo, además, precisamente en el día del padre de 1996.

El episodio termina con una premisa de lo que veremos en el próximo: el enfrentamiento de Reggie Miller y Jordan en las Finales del Este de 1998.

JORDAN

El último tiro de Michael

BETH A. KEISER/ASSOCIATED PRESS

1 / 10