Se reaviva la polémica entre Pistons y Bulls en The Last Dance

Isiah Thomas y Michael Jordan soltaron frases que detonaron las redes sociales tras el episodio 4.

logo

Como dice la canción de Joaquín Sabina Amor se llama el juego "el agua apaga el fuego y al ardor los años", esto no aplica entre aquello que pasó en la década de 1990 entre los Detroit Pistons y los Chicago Bulls, equipos de la Conferencia del Este que tuvieron una rivalidad muy dura en esa época y que fue un tema en el episodio 4 de The Last Dance .

En la cresta de la ola de la NBA estaba Michael Jordan, en pleno ascenso, los Chicago Bulls empezaban a dejar de ser ese equipo mediocre que siempre había sido y las cosas pintaban mucho mejor, con un progreso tangible, sin embargo, una muralla inexpugnable al menos al comienzo, repleta de 'Bad Boys' le hizo la vida de cuadritos a MJ: los Detroit Pistons.

En las temporadas 1988-89 y 1989-90, Detroit dejó en el camino a Chicago en la Final de la Conferencia del Este, y los Pistons se encargaron de capitalizar esos viajes seguidos a las Finales de la NBA con dos títulos, uno ante los LA LAkers y otro contra los Portland Trail Blazers.

Pero las cosas cambiaron en 1990-91. Los Bulls quedaron resentidos, profundamente dolidos por ambos reveses, sobre todo por la estrategia de sofocar, castigar físicamente y exasperar a Jordan cada vez que atacaba la pintura. Chicago se preparó, física y mentalmente regresaron fortalecidos para la siguiente temporada. Relata MJ que después de perder en 1990 con Detroit lloró en el autobús de regreso al hotel y que su padre lo consoló en ese momento y le aconsejó que se motivara para superar ese tema.

Publicidad

De nuevo se vieron las caras en los Playoffs Detroit y Chicago, precisamente en la antesala de las Finales NBA, donde las dos ocasiones anteriores los Pistons hicieron añicos los sueños de Jordan y los Bulls. Pero le venganza llegó y en forma de barrida, 4-0 eliminaron a sus odiados rivales.

Pero de ahí se suscitó un capítulo que sigue resonando, porque en pleno juego, es decir, los segundos finales de ese Juego 4 de la Final del Este, algunos jugadores de Detroit decidieron abandonar el Chicago Stadium sin despedirse de los Bulls, y se rumora que por ese episodio Jordan marginaría a Isiah Thomas (a pesar de tener todos los merecimientos para formar parte del Dream Team) del equipo de Estados Unidos que jugó los Olímpicos de Barcelona 1992.

Y la polémica se reabre, pues en el documental Thomas declaró: "Durante ese período de tiempo, simplemente no eran así las cosas. Cuando perdías, dejabas la cancha. Eso fue todo". En los Playoffs de 1988, Detroit eliminó a los Boston Celtics, y los titulares, entre los que se hallaban Larry Bird, Kevin McHale y Robert Parish, hicieron exactamente lo mismo, irse sin despedirse o felicitar al ganador, pero no fueron vapuleados mediáticamente como los Pistons.

Ha sido la queja amarga de MJ, que en el documental insiste, fue incorrecto porque un año antes él fue a felicitar a los Pistons. En el capítulo 4 la frase de Jordan fue, luego de que le mostraran una grabación con las palabras de Isiah: "Puedes mostrarme lo que tú quieras, no hay manera de que me convenzas de que (Thomas) no era un imbécil".

Publicidad
10 NBA cubrebocas.png

Una buena causa

store.nba.com

1 / 10