Los 5 legados que nos dejó Kobe Bryant

Luego de su trágica muerte, hemos empezado a darle más valor a la vida y carrera del Black Mamba.

ISRAEL GERMÁN
logo

En medio de la pandemia de coronavirus que tiene al mundo en jaque, todavía permanece fresca en la memoria colectiva la amarga mañana del 26 de enero de este año en la que Kobe Bryant , su hija Gianna y otras siete personas perdieron la vida en un accidente de helicóptero en las montañas que rodean la ciudad de Los Ángeles, quizás como un mal presaigo de lo que este 2020 traía para el mundo.

Fue duro digerir la noticia de su partida del plano terrenal, pero las muestras de apoyo de cada rincón inimagibale del globo terráqueo, el pésame y las lamentaciones en redes sociales de parte de deportistas que no necesariamente eran basquetbolistas, así como gente que ni siquiera tenía algo que ver con el mundo del deporte, fueron apenas un atisbo de la grandeza del 'Black Mamba'.

Aunque resumirlo a cinco es complicado, estas son las aportaciones más importantes que Kobe nos deja como un legado, ya sea o no deportivo, pero que por su incansable espíritu emprendedor, curioso y cuya mente parecía no tener un respiro para la ociosidad, nos parecen las más relevantes.

5) Los modelos de tenis que se inspiraron en su estilo de juego.

En sus primeros años en la NBA, Kobe firmó con Adidas para el patrocinio de tenis, pero en 2003 selló un contrato con Nike por 40 millones de dólares y varios años, que luego fue renovado hasta incluso después de su retiro en 2016. Adidas le manufacturó un calzado con su firma y el resultado fue el legendario zapato 'Crazy', un modelo que pese a haber dejado la firma alemana de las tres franjas, siguió siendo muy vendido.

Aunque sin duda su cambio a Nike, con la creación del modelo Kobe, que tuvo muchas variantes y que en 2019, pese a estar retirado, generó 23 millones de dólares en ganancias, lo hizo el quinto basquetbolista en ventas, detrás de Michael Jordan, LeBron James, Kevin Durant y Stephen Curry. Horas después de la muerte de KB24, sus zapatos se elevaron desde los 160-200 hasta los 2000 dólares en algunos modelos.
4) Los libros no solo inspirados en él sino los que ayudó a escribir.

Kobe fue inspiración para la publicación de varios títulos editoriales, tanto en la primera etapa de su carrera como luego de capturar varios de sus títulos en la NBA, debido a su tenacidad, su carácter, su manera de jugar y otras cualidades que sirvieron para que se escribieran libros.

A muchos les habría gustado saber más acerca del proyecto entre Kobe Bryant y Paulo Coelho.
Getty Images

Sin embargo, esa creativa, incansable y propositiva mente guio a Bryant a escibir, primero 'The Mamba Mentality: How I Play' y una serie que es vasta e interesante, llamada 'The Wizenard Series: Training Camp', que consta de 11 títulos en los que, junto con el primer libro, comparten la filosofía, el modo de pensar de Kobe, de su sensibilidad y desgraciadamente nos quedamos con ganas de más. Incluso, a reserva de que se confirme, el escritor Paulo Coehlo reveló después de la muerte del astro de los Lakers que tenían el proyecto de escribir una serie de libros para niños...

3) Su documental, ganador del Oscar, 'Dear Basketball'.

Tras anunciar que la temporada 2015-16 marcaría su retiro de la NBA, en noviembre de 2015 Kobe escribiría un texto, bajo el nombre de 'Dear Basketball', que nunca se imaginó lograría tantas cosas, desde conmover, tocar las más sensibles fibras de los aficionados o de las personas que saben que están a punto de dejar de hacer una actividad que les apasiona tanto porque el 'Padre Tiempo' no perdona, hasta ganar la afamada estatuilla de la Academia, el Oscar.

Kobe Bryant
Kobe Bryant, ganador de un premio Oscar. Foto: AP

'Dear Basketball', se convirtió en un cortometraje animado de poco más de cinco minutos que surgió a partir de la carta que Kobe Bryant envió al The Player's Tribune anunciando su retiro de la NBA en 2015. Con su propia voz, cargada de emociones que surgen del texto, se suma una fantástica animación de Glen Keane y una banda sonora de John Williams que termina elevando el corto a otro nivel a pesar de su sencillez.
2) Sus títulos NBA, logros en el NBA All Star y medallas olímpicas.

Cinco títulos de la NBA, tres junto con Shaquille O'Neal, con quien tuvo una relación de odio-amor y otro par más como 'solista'. Sumó 18 participaciones en el NBA All Star Game, una menos del récord que sigue en poder del gran Kareem Abdul-Jabbar, cuatro nominaciones al MVP del 'clásico de media temporada', una razón de paso para darle de manera póstima a ese galardón el nombre de 'Premio MVP Kobe Bryant. Dos medallas de oro olímpicas, en Pekín 2008 y Londres 2012.

Es fácil resumir en unas pocas líneas todo aquello que logró en los más grandes escenarios del basquetbol, llámese Finales NBA, Juegos de Estrellas o Juegos Olímpicos. El Black Mamba parece haber nacido para los grandes retos, los desafíos más imponentes y es por ellos que todo lo que engloba su carrera deportiva es como un gran libro que se segmenta en varios capítulos, casi todos ellos fascinantes y relevantes, que le dan forma a este cúmulo de páginas que suman un gran ejemplar.
1) Su intangible, inconmensurable, probado deseo de ayudar a otros.

Al poco tiempo del fallecimiento de Kobe Bryant un sinfín de anécdotas, historias y pasajes que poco o nada se sabían del Black Mamba, empezaron a brotar a la superficie. El astro de los Phoenix Suns, Devin Booker, dijo que en el último partido en casa ante la estrella de LA, cruzaron palabra, se picaron el orgullo y al final, a sabiendas de la devoción del entonces novato, KB24 le regaló sus tenis usados ese día con la leyenda 'Be Legendary' (sé legendario), que dice lo ha marcado desde entonces.

Una mujer, trabajadora de un hospital en Arizona compartió una historia de un día que se acercó con un ejecutivo de los Suns para que Bryant le mandara un autógrafo, desgraciadamente un pequeño paciente terminal, de 5 años, enfermo de un mal congénito en el corazón, pero el astro de los Lakers no solo estaba dispuesto a estampar su rúbrica en algún objeto y enviárselo, sino que se aseguró de que pudieran conocerse. El relato dice que cuando el pequeño vio a Kobe tuvo una sonrisa que jamás le había visto, en una convivencia que tuvieron en el hospital de cerca de una hora. Una semana después, el niño murió, aunque antes, el cinco veces campeón preguntó cómo podía ayudar a mejorar la vida de ese niño.

Kobe Bryant
Getty Images

Kobe era un tipo ambicioso en todos los sentidos, no había nada que no quisiera aprender, como los idiomas. Mostraba fluidez en el italiano (debido a que parte de su infancia la vivió en Italia) y en el español (por vivir en LA y tener una esposa con raíces mexicanas). Pero un día sorprendió al floreciente astro de los Dallas Mavericks Luka Doncic, a quien le empezó a hablar en su idioma, esloveno. El joven jugador europeo se sintió asombrado de escuchar que alguien hablara su idioma, y al voltear, Kobe estaba allí. Aunque luego reveló que le lanzaba bravuconadas en esa lengua.
Y qué decir de la última revelación, por parte de quien fuera su compañero por un breve lapso, el infortunado Adam Morrison, jugador que fue una decepción en la NBA aunque con Gonzaga en la NCAA era un prospectazo. Fuera de la liga, deprimido, Morrison recibió un regalo inesperado, siendo fan del equipo de futbol soccer ingles Chelsea: un jersey autografiado de Didier Drogba, diciéndole 'mis mejores deseos para Adam'. Admite Morrison que jamás le pidió nada a Kobe, simple y sencillamente lo hizo y lo confortó.

Podríamos seguir en este apartado pero no solo son sus buscados modelos de tenis, la pasión de su vida y su visión reflejada en sus libros, o la sensibilidad de un cortometraje animado, ni sus innumerables y loables logros deportivos, sino la suma de todas esas cosas y todo cuanto hizo fuera de una cancha de baloncesto, buscando ver cómo podía ayudar. Es por eso que el mundo sigue lamentando su partida, aunque nos deja un legado sin igual.

People Kobe Bryant Basketball

El último partido de Black Mamba

Jae C. Hong/AP

1 / 11