Liderado por Bridges, el equipo de EEUU venció al del Mundo

El jugador de los Charlotte Hornets terminó con 21 puntos y fue nombrado el MVP del partido.

logo

Liderados por Miles Bridges, el equipo de Estados Unidos superó 151-131 a su similar del Mundo y se quedó la victoria en el Rising Stars Challenge, evento del All Star Weekend de la NBA que se disputó el United Center de Chicago.

El guardia de los Charlotte Hornets , nombrado el Jugador Más Valioso del partido, terminó con 20 puntos, cinco rebotes, igual número de asistencias y tres robos en el choque entre los mejores jugadores de primer y segundo año en la NBA.

Por el equipo estadounidense, que remontó una desventaja de 10 puntos con la que terminó la primera mitad, también destacaron Eric Paschall, que sumó 23 puntos, Collin Sexton, con 20 unidades y Trae Young, con 18.

Publicidad

Entre tanto, Zion Williamson y Ja Morant, los novatos de moda en la liga estadounidense , anotaron 14 y 10 puntos, respectivamente.

Por el lado del equipo del Mundo, el máximo anotador fue RJ Barret, de los New York Knicks, quien además fue el mayor anotado del choque, con 27 puntos, seguido de Brandon Clarke, que logró 22 unidades.

Kobe Bryant es finalista para ser elegido como inmortal

Por su parte, el esloveno Luka Doncic , que junto a Trae Young también estarán en el All Star Game del domingo, consiguió 16 puntos, los mimos de Shai Gilgeous-Alexander y Moritz Wagner.

Publicidad

Antes de iniciar el juego, el español Pau Gasol, ex jugador de los Chicago Bulls, fue el encargado de hacer el discurso de presentación del partido junto a la leyenda de la WNBA Sue Bird. Gasol dedicó unas palabras a Kobe Bryant, su gran amigo y excompañero en Los Angeles Lakers, razón por la cual desde las gradas se coreó el nombre del ‘Black Mamba’.

"Estamos encantados por la suerte de estar en Chicago. No podemos esperar para que este fin de semana empiece, pero no podemos hacerlo sin recordar a David Stern (excomisionado de la NBA) y a mi gran amigo Kobe Bryant y a su hija Gigi", dijo un Pau Gasol visiblemente emocionado.

La imponente estatua de Michael Jordan en el United Center