La NBA pide a los jugadores acepten recibir la mitad de su sueldo

La pandemia por coronavirus hace necesario un movimiento que debe arrancar el 15 de abril.

logo

La NBA pidió a los jugadores que acepten el 50% de su paga a partir del 15 de abril debido al paro en el que se encuentran debido a la pandemia de coronavirus.

La presencia del COVID-19 acelera la toma de decisiones importantes y con la temporada detenida, la Liga se encuentra perdiendo dinero en cada partido que no se celebra, pues es su fuente de ingresos.

Es por ello que la petición de parte de la NBA a los jugadores de aceptar la mitad de su salario se justifica, sólo mientras los juegos están en pausa.

EL sindicato de jugadores respondió con un recorte salarial del 25 por ciento a partir de mediados de mayo, según publicó Shams Charania.

Publicidad

Los jugadores ganan el dinero que se acordó por su contrato en pagos que se van distribuyen a lo largo del año. El cronograma de pagos estándar en la NBA exige que 1/24 parte del salario del jugador se pague los días 1 y 15 de cada mes, aunque los jugadores pueden negociar una forma de pago distinta, siempre y cuando al menos el 20% de su sueldo base se pague en los días de pago antes mencionados.

Justo como están las cosas, la NBA tiene derecho a retener un porcentaje significativo del salario de los jugadores. En una temporada normal, se retiene el 10% por si los jugadores terminan ganando más de lo que permite el Contrato Colectivo de Trabajo y la cláusula de fuerza mayor de este contrato permite a los equipos quedarse con 1/92.6 del sueldo de un jugador por cada juego y eso se está perdiendo debido al paro por la crisis del COVID-19.

Ahora que se ha avanzado en el paro de actividades es necesario un compromiso más amplio para garantizar la estabilidad de la macroeconomía de la liga, pues el límite salarial se basa en proyecciones de los ingresos que debería tener la liga que ya se está afectando por los juegos perdidos.

Las dos partes van a tener que encontrar la mejor manera de sobrellevar esta carga, porque de lo contrario, la NBA puede invocar la cláusula de fuerza mayor para entonces no participar en el Contrato Colectivo de Trabajo y llevaría a un paro laboral prolongado en forma de bloqueo ó huelga, por lo que un compromiso de ambas partes sería la mejor solución, pues después de tres semanas sin partidos, los equipos ya empiezan a sentir gravemente la crisis financiera por la pérdida de ingresos.

Publicidad

De este modo, puede tomar meses o años medir el impacto financiero y además recuperarse de esta situación de crisis, pero por el momento, lo que se sabe es que la NBA está tratando de detener el sangrado de una herida que lastimó a todos.