La improbable amistad entre Dennis Rodman y Kim Jong-Un

El 5 veces campeón de la NBA y el líder norcoreano, de manera inverosímil, forjaron fuertes lazos.

logo

Es increíble cómo dos personajes con historias de vida diametralmente opuestas , de lugares del mundo a miles de kilómetros de distancia, con una visión tan diferente de las cosas, hayan podido concluir, converger, simpatizarse y más en un contexto mundial que enemista a las naciones de las que ambos provienen: el cinco veces ganador de títulos en la NBA, de Estados Unidos, Dennis Rodman y el último heredero de una oprobiosa dinastía en Corea del Norte, Kim Jong-Un.

Rodman causó revuelo en la NBA por su alocado estilo defensivo, su manera de jugar le hizo ganarse el respeto de compañeros y rivales, esas prácticas lo llevaron a ganar cinco títulos de la NBA, dos con los Detroit Pistons y tres más con los Chicago Bulls. Sin embargo, fueron sus piercings, sus diseños de corte de pelo, sus coloridos tintes, sus extravagantes vestimentas y todas aquellas actividades extra cancha (como sus amoríos con Madonna y Carmen Elektra), lo que lo convertían en un personaje extremadamente mediático en la era previa al boom de las redes sociales y lo digital.

Del otro lado, Kim Jong-Un es el tercer mandatario de una infame dinastía que desde la Guerra de Corea se quedó con el poder que rige la porción norte de la península de Corea, que es la República Popular de Corea, mejor conocida como Corea del Norte, un controvertido linaje que comenzó con su abuelo, Kim Il-sung, continuado por su padre, Kim Jong-il, y que él representa hasta la fecha, no obstante, todas las informaciones que han surgido en torno suyo acerca de complicaciones tras una cirugía de la que incluso algunos medios en el mundo lo declararon muerto, pero esa noticia no está confirmada aún.

Rodman creció en New Jersey en el seno de una familia sin una figura paterna, numerosa y muy pobre, problemática, pero pese a la baja expectativa de éxito en la vida, se las arregló para jugar basquetbol colegial en una modesta universidad estatal de Oklahoma y llegó a la NBA, donde, no sin pasar penurias, logró trascender. Y el resto es historia, sus logros y desavenencias.

Publicidad

Un, arropado por un poder sin restricciones y donde él y sus antecesores son considerados casi deidades, siempre tuvo todo al alcance de su mano, lujos, poder, una vida sin complicaciones, resuelta y con margen para vivir plenamente. Es por eso que surge la pregunta, ¿cómo fue que estos dos acabaran conociéndose y siendo amigos?

El cinco veces campeón de la NBA se reunió por primera vez con Kim en 2013, después de ser invitado al país comunista, según el diario inglés The Guardian. Esta invitación se basó en la idolatría infantil, ya que Kim era fanático de los Chicago Bulls de la década de 1990, cuando Michael Jordan barrió en esa década con seis campeonatos.

Y jugando justo al lado de Jordan estaba Rodman, quien se estableció como uno de los mejores jugadores defensivos durante ese tiempo. Cuando Rodman se reunió con Kim, los dos aparentemente se llevaban bien, y Rodman dijo algunas cosas buenas después sobre el dictador.

Desde entonces, Rodman ha visitado a Kim un total de cinco veces. Según varios medios, el jugador se ve a sí mismo como un embajador deportivo en Corea del Norte y se da parte del crédito por la cumbre histórica que sostuvieron en Singapur en junio de 2018. No cabe duda de que Rodman ocupa una posición única: es uno de los pocos ciudadanos estadounidenses que se ha reunido cara a cara con el líder y que es recibido de manera fastuosa en aquella nación.

Publicidad

En 2014, en una de las visitas de Rodman a Pionyang, la capital norcoreana, llevó un grupo de exjugadores NBA con los que fue contemporáneo, nombres como Kenny Anderson, Vin Baker, Doug Christie, Craig Hodges, Cliff Robinson, Charles Smith y Eric "Sleepy" Floyd, y con ellos organizó una gira para mostrarse ante el líder norcoreano, un confeso aficionado al basquetbol, quien agradeció aquella vez el gesto y estrechó aún más su lazo.

A raíz de las últimas noticias, en torno a la supuestamente delicada salud del líder norcoreano, Rodman ha dicho que espera que solo sean rumores y que se mantiene orando para que Kim esté recuperado. Por el momento, no existe una confirmación oficial, en ningún sentido, sobre si el tercero de la dinastía en el poder de esa nación corre peligro o no.