Iván Kasanzew | El legado de Kobe: “This is the way”

La afición no extrañará al histórico jugador de basquetbol sino lo que había detrás.

logo

Mucho tiempo pasará hasta que se supere la muerte de Kobe Bryant. Independientemente si uno es aficionado del básquetbol o no, su prematura partida ha generado un vacío insoportable que nunca se había sentido en el pasado.

¿Por qué? La respuesta es mucho más compleja de lo que parece pero creo que tiene que ver con varios aspectos fundamentales: Kobe fue uno de los mejores basquetbolistas de la historia con alcance mundial, cometió errores en su vida y los reconoció, era un excelente padre y no se creía más o mejor que nadie.

Publicidad

Ganar cinco anillos con los Lakers convirtió a Kobe en una leyenda de la NBA, pero él nunca dijo que fue por su talento, sino por su sacrificio, por las horas de entrenamiento para perfeccionar su juego y mejorar el de sus compañeros. Su deseo de brillar lo hizo trabajar para conseguir ese sueño de ser el mejor.

El peor momento de su vida fue cuando en el 2003 una empleada de un hotel lo acusó de violación sexual. La mujer retiró los cargos criminales, pero luego ganaría el juicio civil y Kobe finalmente reconoció que se había equivocado.

Publicidad

Tras ese lamentable episodio, Bryant mejoró su relación general con las personas del sexo opuesto convirtiéndose de alguna forma en un feminista.

Cuando uno piensa en el legado deportivo de Bryant están los 5 anillos, las 18 aparciones en el All Star Game de la NBA, los títulos olímpicos, los premios al jugador más valioso, etc. Pero creo que la gente hoy no extraña eso sino esa imagen de hombre vulnerable, la sonrisa del millón de dólares y, sobre todo, el padre cariñoso y ejemplar.

Sin querer ser un ejemplo, demostró que se puede ser un "super héroe humano" y que el dinero es solo un instrumento para tener una vida mucho más cómoda. Ganó mucho, pero también fue muy generoso.

Cuando lo entrevisté el 15 de enero pasado inmediatamente me di cuenta que era un tipo fenomenal, un "cool guy" como se dice en inglés, muy diferente a muchas leyendas con las que he compartido mucho más tiempo y que se consideran "seres superiores".

Él sabía que su talento era un regalo de Dios y que tenia que aprovechar esa bendición. En pocas palabras Kobe Bryant entendió de qué se trata la vida: trabajar por un sueño, equivocarse, reconocer, y sobre todo, amar.

Publicidad

Todos tenemos un Kobe Bryant adentró, su muerte debería hacernos reflexionar sobre lo que tenemos que cambiar para ser mejores seres humanos.