Descansar jugadores estelares costó muy caro a los Rockets

Houston no pudo contra New Orleans y cargó con el descalabro.

TUDN Y AFP
logo

Este domingo los Houston Rockets extrañaron a tres de sus estrellas y les salió cara la decisión, pues perdieron por 127 a 112 tras enfrentar a los New Orleans Pelicans.

James Harden por un esguince en el dedo del pie derecho, Russell Westbrook y Clint Capela no jugaron esta noche.

Lonzo Ball destacó con un desempeño de 27 puntos, su más alto de la temporada, con un total de siete triples (21 tantos), y los Pelicans lograron su cuarta victoria consecutiva.

E'Twaun Moore encestó cinco triples, para 15 de sus 25 puntos para New Orleans, que no fue hasta el último cuarto que tomó el control completo del partido contra Houston.

Brandon Ingram agregó 27 puntos y Jrue Holiday 25 para New Orleans, que entrará al nuevo año con cinco triunfos en los últimos seis partidos.

Daniel House Jr. anotó 22 y Eric Gordon, que regresó desde que se sometió a una cirugía artroscópica en una rodilla en noviembre, agregó 20 tantos.

Isaiah Hartenstein, haciendo su primer partido como titular en su carrera, totalizó 19 puntos y 10 rebotes para los Rockets, quienes dispararon para un 51.9% (42 de 81) en tiros de campo, incluidos 15 triples, y pasaron gran parte de los primeros tres cuartos liderando el partido, pero la ausencia de Harden, Westbrook y Capela se sintió.

Harden, quien había sido catalogado como cuestionable por un esguince en un dedo del pie después de anotar 44 en una victoria sobre los Brooklyn Nets el sábado, fue eliminado de la alineación por primera vez esta temporada.