Waiters comanda remontada del Heat

Dion Waiters se luce en el último periodo para ayudar a la victoria del Miami Heat sobre los Brooklyn Nets

ERICK MORALES BACA
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Dion Waiters anotó 24 puntos, incluidos 14 en el cuarto periodo, cuando el Miami Heat remontó un déficit de 18 unidades para superar 109-106 a los Brooklyn Nets.Waiters coronó su actuación con un triple que aseguró la victoria a 6,8 segundos del final.Wayne Ellington aportó 22 unidades y Goran Dragic añadió 17 por el Heat, que está montado en su mejor racha de la temporada, con cinco victorias consecutivas.Brook López anotó 33 tantos por los Nets, incluidos siete triples, que representaron la mejor marca en su carrera. Pero Brooklyn (9-36) ha perdido 14 de sus últimos 15 compromisos y tiene la peor foja de la NBA.El Heat perdía por 89-71 en el comienzo del cuarto periodo, pero superó a los Nets por 38-17 en el resto del camino.Okaro White embocó un triple con 58 segundos por jugar, lo que dio a Miami la delantera por 102-101. El Heat no había tenido la ventaja desde mediados del segundo periodo.Harrison Barnes lidera triunfo de MavsHarrison Barnes sumó 23 puntos y Seth Curry finalizó con 20, para que los Dallas Mavericks derrotaran 103-95 a los New York Knicks.El alemán Dirk Nowitzki añadió 19 unidades a la causa de Dallas, que venía de apabullar por 49 puntos de diferencia a Los Angeles Lakers. Los colistas Mavericks (16-29) han ganado cinco de siete compromisos.Carmelo Anthony, de quien se rumora que será cedido en canje, anotó 30 puntos para liderar a New York. Courtney Lee añadió 23 pero los Knicks han perdido 14 de 18 duelos.Dallas ganaba incluso por 10 puntos en el tercer periodo, pero New York se acercó a uno en dos ocasiones durante el último cuarto.En desventaja por 89-88, los Knicks tuvieron el balón en un rompimiento rápido, pero Ron Baker erró un triple desde el rincón derecho.Curry siguió con un largo enceste en el otro extremo de la cancha. Ello encendió un ataque de ocho puntos sin respuesta, en el que Nueva York perdió el balón en tres posesiones consecutivas.