Una noche llena de magia

Una vez la NBA llegó a México para cautivar a la afición mexicana que con entrega y calidez respondió a este gran espectáculo

MARCO A. GUTIÉRREZ
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Nuevamente el espectáculo de la NBA fue motivo de fiesta para la afición mexicana que con gran entusiasmo dio la bienvenida a los Brooklyn Nets y al Oklahoma City Thunder.Un público muy participativo, que con ahínco se involucró en cada momento durante la noche. Mucha diversión en cada uno de los stands interactivos en los pasillos de la arena.Entusiasta a la hora de la interpretación del Himno Nacional Mexicano por parte de la cantante Edith Márquez y sumamente respetuoso con el himno estadounidense que estuvo a cargo de Gerardo Ramírez.La presentación de los jugadores también desató la euforia de los asistentes, todos y cada uno fueron bien recibidos entre ovaciones y aplausos, pero quien se llevó la noche fue el MVP de la temporada anterior Russell Westbrook.La máxima demostración de afecto hacia Westbrook se dio en el momento que el estelar jugador de Oklahoma recibió su primera falta del partido, silbidos para su marcador y entonces… al unísono el grito de MVP, MVP, MVP, al momento de ir a la línea de tiros libres, Westbrook no decepcionó y encestó sus dos tiros.Una a una fueron motivo de gritos, ovaciones y aplausos las jugadas espectaculares, los triples de Abrines y Singler, los rompimientos rápidos de Westbrook, los espectaculares bloqueos de Allen sobre Carmelo Anthony y Kyle Sigler.Pero también fue un público severo cuando se falló, como la volcada que Acy desperdició. Primero el alarido en la colada y el abucheo y silbatina al fallar el enceste.No podía faltar el reconocimiento para Eduardo Najera y Horacio Llamas, dos mexicanos exitosos en la NBA y que siguen presenten en la memoria de la afición.Mención aparte el aplauso para el grupo de animación de los Nets, que con sus rutinas prendieron aún más el ambiente.Una noche llena de magia, que contó con el aval de un público que nuevamente se entregó y disfrutó de ese gran espectáculo muy peculiar con el sello de la NBA.