Hugo Salcedo | La moral del futbol actual

Una vez más se demuestra en el futbol que lo más importante y para muchos lo único, es el resultado.
placeholderLead
Hugo Salcedo
Por:
LITE
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Durante el fin de semana anterior se vivió un episodio de escándalo en el camino al mundial de Qatar 2022.

Al minuto 4 del partido entre Brasil y Argentina ingresaron a la cancha integrantes del comité de salud brasileño para retirar a futbolistas argentinos que incumplieron con los protocolos de sanidad impuestos a cualquier extranjero que ingresa a Brasil.

Desde ese momento, el escándalo ha sido de notables proporciones con diversos puntos de vista, justificaciones y una polémica que parece interminable.

El origen es muy claro, Argentina a diferencia de muchos otros países, convocaron a jugadores que militan en clubes del Reino Unido, bajo el claro conocimiento de las complicaciones que esto podría representar.

Una vez más se demuestra en el futbol, que lo más importante y para muchos lo ÚNICO, es el resultado, no importan las formas, no importan los actos negativos que se puedan haber cometido, si se gana TODO está justificado.

La cultura del engaño y la trampa está altamente desarrollado en el futbol, los jugadores se han vuelto auténticos actores, en su mente vive la intención de simular o exagerar faltas y en muchas de las ocasiones lo hacen hasta involuntariamente, lo cual hace más grave el asunto.

Todos en el mundo del futbol reprueban actos desleales, pero nadie hace nada por erradicarlos, los técnicos y directivos que explotan por una situación injusta, no tendrían reparo en festejar algún logro, aunque se hubiera producido por un situación desleal, así funciona este deporte.

La velocidad del juego ha logrado rebasar la ubicación y vista de los árbitros, pero también es una realidad que esos constantes actos de exageración o simulación motivaron la implementación del video arbitraje.

Les dejo una tarea: cuenten cuantas faltas se inventan o se exageran en el próximo partido de futbol varonil que observen, verán que este maravilloso deporte tiene todo menos lealtad.