La MLS ya dejó de ser una 'Liga de retiro'

Los futbolistas mexicanos emigran más jóvenes a Estados Unidos que hace 10 años.

logo

Nota del editor: este artículo se actualizó con la salida de Rodolfo Pizarro de Monterrey para firmar con el Inter Miami, hecha oficial el mismo día de la publicación original.

Tuvo que pasar un cuarto de siglo, pero ya no hay manera de decir que la MLS es una “Liga de retiro” para futbolistas mexicanos, quienes emigran cada vez más jóvenes y en mayor plenitud física y futbolística.

En el primer año de la Liga estadounidense, Jorge Campos y Hugo Sánchez llegaron al Los Angeles Galaxy y al FC Dallas Burn de 33 y 37 años respectivamente como dos de las mayores atracciones. Su aventura fue fugaz, pero marcó la pauta de lo que era entonces la MLS para el jugador mexicano.

Publicidad

Durante su primer lustro, de hecho, fueron pocos los jugadores aztecas que probaron fortuna allá: Carlos Hermosillo en 1998 y Luis Hernández en 2000 le siguieron los pasos, ambos también para el Galaxy.

La MLS no volvió a ser atractiva para el futbolista mexicano hasta cinco años después con el nacimiento de Chivas USA. Jorge Vergara apostó por dos estrellas del Club Guadalajara, pero ya en edades veteranas: Juan Francisco Palencia (32) y Ramón Ramírez (35). Al año siguiente, se integró Claudio Suárez (37).

En ese lustro, José Manuel Abundis y Cuauhtémoc Blanco también cruzaron el Río Bravo para New England Revolution y Chicago Fire.

Publicidad

Para 2010, un Rafael Márquez recién salido del Barcelona, con el que ganó dos Ligas de Campeones de Europa, se volvió jugador franquicia del recién nacido New York Red Bull.

infographic

La excepción: Nery Castillo

La única excepción en ese lapso fue Nery Castillo, quien después de un turbulento paso por el futbol europeo, llegó al Chicago Fire a mediados de 2010. Para entonces, tenía 26 años de edad y trataba de rehacer su carrera, que se vino abajo en tres años, luego de deslumbrar con la selección mexicana en la Copa América Venezuela 2007.

Su llegada fue a préstamo y su paso en la MLS fue fugaz, pues a principios de 2011 volvió a Europa con el Aris Salónica de Grecia. Solo jugó ocho partidos y no marcó goles, un rendimiento pobre para ser jugador franquicia.

El experimento ‘Cubo’ Torres

En 2011, Omar Bravo y Pável Pardo continuaron sus carreras en el Sporting Kansas City y el Chicago Fire con 31 y 34 años respectivamente, pero en 2013, fue justamente Jorge Vergara con su proyecto de Chivas USA quien rompió el paradigma al llevarse a Erick Torres, entonces de 20 años.

Además, lo hizo con una promesa del futbol mexicano, pues dos años atrás fue tercer lugar en el Mundial Sub 20 de Colombia con el Tri y fue parte del proceso rumbo a Londres 2012, aunque no alcanzó a formar parte de la nómina para los Juegos Olímpicos.

La llegada del ‘Cubo’ fue a préstamo proveniente del Guadalajara, una mera transacción entre los clubes de Vergara.

Publicidad

Gio y el cambio de tendencia

Gonzalo Pineda, con 31 años, llegó al Seattle Sounders, pero al año siguiente explotó la bomba que estremeció al futbol mexicano: Giovani dos Santos, de 26, dejó el ‘Viejo Continente’ para probar suerte con el Galaxy y jugar al lado de figuras de clase mundial como Steven Gerrard y Robbie Keane.

Los europeos estaban en la etapa final de sus carreras, pero Dos Santos fue una apuesta a largo plazo, con un sueldo de 4.5 millones de dólares anuales y el futuro de la franquicia por los siguientes cuatro años.

Su llegada fue similar a la de Nery Castillo cinco años atrás en función de la edad, salario y de ir a una ciudad con alta presencia latina, pero con la diferencia de que Gio sí cambió la tendencia.

En el último lustro, su hermano Jonathan, Carlos Vela, Marco Fabián, Uriel Antuna, Carlos Fierro y Alan Pulido llegaron a la MLS con menos de 30 años y aspiraciones de continuar en selección nacional a futuro.

Además, Vela se convirtió en el primer jugador mexicano que termina como campeón goleador y Jugador Más Valioso de la MLS en 2019.

Oswaldo Alanís (30) y Javier Hernández (31), si bien están por encima de esa línea, aún distan de estar en los últimos años de su carrera, pero también se han vuelto la excepción que hace una década era la norma.

Publicidad

Rodolfo Pizarro, la última adquisición mexicana de la MLS, oficializó su salida de Monterrey a tres días de cumplir los 26 años de edad y jugará para el equipo de expansión, el Inter Miami.

La MLS poco a poco se ha convertido en una opción real para los futbolistas mexicanos en la etapa de plenitud de su carrera, ya sea arrebatando a la Liga MX de su talento o como opción para seguir sus carreras.