Toño de Valdés | Sorpresa Gigante

El trabajo de los Gigantes de San Francisco ha sido espectacular esta temporada y será un invitado inesperado a playoffs.

ANTONIO DE VALDÉS
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Al iniciar la temporada 2021 de las Ligas Mayores, todos los expertos hablaban sobre la gran batalla que se perfilaba en el Oeste de la Nacional con los campeones Dodgers de Los Ángeles teniendo como gran retador a los Padres de San Diego luego de la llegada de refuerzos sobre todo en la rotación de abridores con Yu Darvish y Blake Snel.

Y en efecto, las dos novenas están en zona de playoffs, pero en este momento serían los comodines del viejo circuito porque el liderato de su sector le pertenece a un invitado inesperado, los Gigantes de San Francisco.

El trabajo desarrollado por el manager Gabe Kapler y el resto de los dirigentes del club ha sido de verdad espectacular y con la mejor marca del beisbol (78 ganados 42 perdidos) no dan ningún síntoma de que vayan a bajar su ritmo.

La clave de este sorpresivo éxito de los Gigantes ha sido la eficacia de su pitcheo abridor que con la llegada este año de los veteranos Alex Wood, con diez triunfos; y Anthony DeSclafani, con once victorias; han redondeado un sólido grupo de lanzadores que complementan Kevin Gausman, con doce ganados; Johnny Cueto, con siete; y Logan Webb, también con siete.

Además hay que agregar el factor experiencia que le está funcionando de maravilla a Kapler y es que en el pitcheo cuatro de los cinco abridores tienen 30 años o más, el cerrador Jake McGee tiene 34 y hablando de los peloteros de cuadro y jardineros, siete de los ocho titulares están en los 30 o más, incluidos Buster Posey, Brandon Crawford y Brandon Belt que son sobrevivientes de los títulos conseguidos por el conjunto de la bahía a principios de la década pasada.

También en esa lista con experiencia en postemporada hay que incluir a Evan Longoria, que ya jugó Serie Mundial con Tampa Bay, y el recién llegado Kris Bryant, que estará cumpliendo los 30 en enero y que ganó el Clásico en 2016 con los Cachorros de Chicago.

Buen pitcheo y experiencia es la receta utilizada por San Francisco y a mes y medio de terminar el calendario regular no se ve sencillo que Dodgers o Padres los puedan desbancar de la cima de su división.