Toño de Valdés | El proyecto Rays

El Proyecto Rays es la muestra perfecta de que se puede tener éxito en la pelota sin tener millonarios en el Clubhouse.

logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Los Rays de Tampa son el equipo #27 en lo que se refiere a nómina para el 2021 con un total 46 millones de dólares, muy lejos de los 202 millones de los Dodgers de Los Ángeles que encabezan la lista y que vencieron precisamente a lis Rays en la Serie Mundial del año pasado.

El proyecto de Tampa es encabezado por Kevin Cash que está en su séptima campaña como manager del equipo de la Florida y que los ha calificado a los playoffs los últimos dos años.

Con un estilo basado en la sabermetría que es la gran moda del beisbol actual, Cash no cuenta con las super estrellas como los clubes poderosos de las Ligas Mayores, pero saca el mejor provecho de cada uno de sus peloteros y hasta antes del miércoles llevaban 16 ganados en los últimos 18 juegos en la punta del Este de la Americana.

El pitcheo abridor perdió a dos piezas clave para este año, Blake Snell se fue a San Diego y Charlie Morton a Atlanta por lo que fueron al mercado para conseguir a los veteranos Michael Wacha y Rich Hill en la agencia libre para complementar la rotación que encabeza Tyler Glasnow ya con cuatro triunfos y que complementan Shane McClanahan y Ryan Yarbrough. Su cerrador es el dominicano Diego Castillo aunque tiene en los primeros dos meses de temporada a seis lanzadores que por lo menos han rescatado un juego.

En la ofensiva tampoco aparecen los grandes millonarios y un ejemplo perfecto es su catcher Mike Zunino que gana dos millones de dólares (un salario discreto en la pelota actual) quien es líder del club en homeruns con doce o Austin Meadows que recibirá 591 mil dólares y es el mejor productor del conjunto con 39 impulsadas.

Además se acaban de dar el lujo de soltar a su short stop titular el dominicano Willy Adames cambiado a los Cerveceros de Milwaukee porque ya tenían listo al novato Taylor Walls que se espera se convierta en una gran figura.

Hay otros elementos clave en el equipo que han sido desechados por otros clubes. El cubano Randy Arozarena que tuvo el año pasado una postemporada de ensueño, Joey Wendle que nunca recibió una oportunidad real en Oakland, Manuel Margot cambiado por los Padres de San Diego, Yandy Díaz un producto de los Indios, Ji-Man Choi qué pasó por varias novenas hasta establecerse en Tampa.

Todavía es más impresionante lo que hace Tampa con una nómina limitada, si nos vamos al detalle de los mejores pagados del club el jardinero Kevin Kiermayer (11.5 millones) que inicio en la lista de lesionados y apenas lleva un cuadrangular y seis impulsadas y el pitcher Chris Archer (6.5 millones) que regresó este año al equipo pero sólo participó en dos juegos, no logró ganar ninguno y cayó en la lista de inactivos con un problema en el brazo. El Proyecto Rays es la muestra perfecta de que se puede tener éxito en la pelota sin tener millonarios en el Clubhouse.