Toño de Valdés | El año del pitcheo

Desde 1917 no se veían tantos dobles ceros tan temprano en la campaña.

logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

Llevamos menos de mes y medio de temporada y tenemos ya cuatro juegos sin hit ni carrera, una joya más de Madison Bumgarner que no la hacen oficial por ser de siete entradas y varios lanzadores que con actuaciones dominantes nos están dejando en claro que el 2021 será el año del pitcheo en la Gran Carpa.

Desde 1917 no se veían tantos dobles ceros tan temprano en la campaña y los trabajos de Joe Musgrove con los Padres de San Diego, Carlos Rodón con Medias Blancas de Chicago, John Means con Orioles de Baltimore y Wade Miley con los Rojos de Cincinnati son el ejemplo perfecto de que el pitcheo es el que manda en la actualidad en las Ligas Mayores. Por cierto sigo pensando que es absurdo no incluir en la lista de los sin hit el trabajo de Bumgarner con los D-Backs de Arizona, pero ahí queda como otro de los lanzadores dominantes en este año.

Pero no son solamente los trabajos sin hit ya comentados. Hay varios pitchers que han sido dominantes en todas sus salidas: Jacob De Grom con los Mets de NY, que por cierto otra vez tuvo molestias en la espalda en su más reciente aparición el domingo, solamente ha aceptado tres carreras limpias en 40 entradas para un espectacular 0.68 en carreras limpias.

Shane Bieber de los Indios de Cleveland lleva casi dos ponches por entrada, es líder de ese departamento con 85 en 55 episodios y es un enorme imán de taquilla para la Tribu. Jack Flaherty de los Cardenales de San Luis se convirtió en el primer pitcher en llegar a seis triunfos el viernes pasado superando a Colorado y con este ritmo podría pensar en ganar 25 juegos, algo que no se ve en el beisbol desde 1990 cuando Bob Welch en ese entonces con Oakland ganó 27 juegos.

Mark Melancon con San Diego va perfecto con once rescates en mismo número de oportunidades y va de líder de la categoría recuperando el nivel que le conocimos hace algunos años en Pittsburgh cuando llegó a salvar 51 juegos en 2015.

Y hay muchos más brazos de gran dominio montícular: Gerritt Cole en Yankees, Trevor Rogers en Miami, Aaron Civale en Cleveland, Max Scherzer en Washington, Alex Reyes en San Luis, etc. que son ejemplos claros y contundentes del tema que estamos tocando hoy.

Para este año se realizó una modificación a la pelota para que no volara tanto y esto seguramente ha ayudado para este fenómeno que se está viviendo, sin embargo no hay forma de quitarle mérito al enorme trabajo que están desarrollando estos brazos privilegiados. También está el tema de la temporada recortada en el 2020 que le ha permitido a todos los pitchers llegar con los brazos mas descansados, un aspecto que me parece también está colaborando para que este fenómeno de gran pitcheo se esté presentando.