Houston, contra la historia en la fiesta de los Nationals

Washington DC vuelve a vivir un partido de Serie Mundial tras 86 años ante unos Astros heridos

RICARDO OTERO
logo

WASHINGTON DC- Una tensa calma se apropió este jueves de la capital de los Estados Unidos pese a que el viernes marca el final de una espera de 86 años sin un partido de Serie Mundial, cuando los Nationals reciban a los Astros.

El panorama esperado hace tres días era totalmente diferente al que hay hoy: Houston, que partía como favorito, perdió los dos juegos en casa y buscará ser apenas el equipo número 14 que remonta un 2-0 en contra en una serie a ganar cuatro de siete partidos.

Los últimos fueron los Boston Red Sox de 2004 que incluso se recuperaron de un 3-0 adverso ante los New York Yankees en la Serie de Campeonato de 2004 para llegar a la Serie Mundial donde finalmente rompieron la "maldición del Bambino" y sus 86 años sin ser campeones.

En un Clásico de Otoño el antecedente más inmediato al que pueden apelar los Astros data de 1996, cuando los Yankees vencieron a los Atlanta Braves en seis juegos después de perder los dos primeros en el antiguo Yankee Stadium.

Curiosamente, en 1985 los Kansas City Royals y los St. Louis Cardinals también lograron esa remontada en sus respectivas Series de Campeonato y en la Serie Mundial, los Royals se la hicieron a los Cardinals.

Washington DC volverá a ver una Serie Mundial tras 86 años.
Ricardo Otero

Pero independientemente de eso, en Washington DC la vida transcurrió como cualquier otro día durante la previa del Juego 3.

86 años y 18 días después del Juego 5 del Clásico de Otoño entre los Washington Senators y los New York Giants, una franquicia que nació 36 años después y otros 36 se mudó a la capital está por conquistar una corona que parecía improbable.

Salvo unos cuantos aficionados con gorras de los Nationals y promociones alusivas a la Serie Mundial en algunos restaurantes, el corazón del Distrito de Columbia no parece el del epicentro del rey de los deportes. Al menos el jueves.

Este viernes la historia debe ser diferente.