Home run de Carlos Correa tiene con vida a los Houston Astros

Astros ha ganado los últimos dos juegos aunque Tampa Bay Rays lidera la serie 3-2.

RAÚL GARRIDO
logo

Houston Astros se quedó con el quinto juego y puso la serie 3-2 con una victoria dramática en la novena baja cuando Carlos Correa sacó la pelota del parque y le dio el triunfo a los Astros 4-3 sobre los Tampa Bay Rays.

"Estaba buscando la recta alta, la queria conectar bien, llevarla al bosque central y lo hice. Desde que hice contacto con la pelota sabía que se iba. Se lo había dicho a José Altuve en el dugout, que lo iba a acabar.

"No quiero ir a casa todavía. Ayer tuvimos una reunión y sabemos que tenemos mucho por hacer", comentó el boricua al periodista Nick Anderson.

La Serie de Campeonato de la Liga Americana está 3-2 para los Tampa Bay Rays pero con unos Astros que han venido de atrás para ganar los últimos dos juegos y forzar un sexto encuentro el día de mañana.

El juego seis entre los Rays y Astros se realizará el día de mañana y de volver a ganar Houston forzará un séptimoy definitivo choque para saber quién irá a la Serie Mundial.

Carlos Correa volvió a ser decisivo en el ataque de los Astros de Houston al pegar cuadrangular solitario en la parte baja de la novena entrada que les permitió vencer este jueves por 4-3 a los Rays de Tampa Bay en el Quinto Partido de la Serie de Campeonato de la Liga Americana.

La victoria de los Astros, la segunda consecutiva, mantiene al equipo de Houston con vida en la serie que disputan al mejor de siete después de haber estado abajo 0-3, y fuerzan el Sexto Partido que se jugará este viernes en el mismo escenario, la sede burbuja del Petco Park de San Diego.

Correa (2), que se había ido en blanco en los tres turnos anteriores al bate, en el último, con un 'out' en la pizarra, descifró los lanzamientos del relevista, el derecho Nick Anderson, y pegó cuadrangular que mandó la pelota por el encima de la barda del jardín central a 127 metros de distancia.

Dodgers se mete a la pelea ante Braves gracias a Julio Urías