El hombre que vendió una pelota de beisbol por 3 millones

El dibujante de comics Todd McFarlane es el orgulloso dueño de ese artículo de la historia.

TUDN.MX
logo

Un aficionado a la MLB capturó la bola del histórico jonrón de Mark Mcgwire número 70 en 1998, pero una negativa del jugador, provocó que se deshiciera de ella y en la venta consiguiera un equivalente a tres millones de dólares.

El regreso de las historias de la temporada 1998 en las Grandes Ligas cuando se rompió la marca de cuadrangulares que existía desde 1961, descubrió grandes historias sobre los artículos coleccionables y entre ellos, está la bola con la que Mark McGwire consiguió su home run número 70.

La marca que pertenecía a Roger Maris se rompió a finales de los años 90, justo en la batalla jonronera entre Sammy Sosa y Mark Mcgwire . Sammy logró 66 veces volarse la barda mientras que McGwire pasó a la historia lográndolo en 70 ocasiones, pero hubo un aficionado que capturó esa bola del home run histórico, Phil Ozersky.

Para ver más deportes excepto futbol entra aquí.

Este aficionado que tenía un trabajo por el que ganaba 30 mil dólares al año, atrapó ese batazo y se quedó con la pelota por lo que de pronto se convirtió en la envidia de los grandes aficionados a la pelota caliente.

Los Cardinals entonces lo buscaron, le ofrecieron un bate, pelota y jersey autografiados por Mcgwire a cambio de la pelota y todo iba bien, hasta que este afortunado aficionado tuvo una petición de lo más normal. Conocer al jugador.

Las negociaciones se cayeron porque McGwire se negó, por lo que el jugador rompió las pláticas con el equipo y buscó vender el artículo histórico que ya era de colección.

3 meses después vendió la pelota por $3.05 millones de dólares y de paso, logró satisfacer la pasión de un fanático resolviendo su vida financieramente.

Esta parece ser una bonita historia, pero también tiene una parte oscura, a pesar de las mejores intenciones de satisfacer una afición por el beisbol.

De acuerdo a Darren Rovell, experto en negocios y apuestas del deporte, el aficionado que se quedó con esa bola es ni más ni menos que el dibujante de cómics Todd McFarlane, quien fue conocido por una versión más estilizada de Spiderman y creador de personajes como Venom y Spawn.

Pues bien, Mcfarlane pagó (ajustando el monto a la inflación) un total de $5.8 millones de dólares por las pelotas de los jonrones 67, 68, 69 y 70 de Mark Mcgwire.

Además, por las bolas de los batazos 61 y 66 de Sammy Sosa así como el batazo de vuelta entera de Barry Bonds en la temporada 2001 con su vuelacercas número 73, otro histórico.

Hoy, tras el escándalo por el famoso uso de sustancias para mejorar el rendimiento de esa época y las declaraciones de McGwire de haberlas usado, podría difícilmente recuperar un millón de dólares en total por esas siete pelotas.