Babe Ruth, la contradicción encarnada del beisbol

El 16 de agosto se cumplen 71 años del fallecimiento de 'El Bambino'.

logo

Considerado por muchos el mejor beisbolista de todos los tiempos, George Herman Ruth Jr., mejor conocido como Babe Ruth, encarnó las dos partes de la moneda a lo largo de su vida, dentro y fuera del diamante.

Sus primeros pasos en la MLB estuvieron marcados por este carácter paradójico que lo vio ascender a la fama en 1916 como un potente pitcher zurdo con los Boston Red Sox, pero en su afán por jugar todos los días, el equipo le permitió cambiar de posición a jardinero y así cimentar su legado.

Tres años después, en 1919, Ruth rompió el récord de más home runs en una sola temporada de las Mayores.

Publicidad

Tras su exitoso paso por Boston, donde formó parte de tres equipos ganadores de Serie Mundial, 'El Bambino' encarnaría otra paradoja en su vida: la de jugar para el acérrimo rival, los New York Yankees.

Jim Reisler, biógrafo del célebre pelotero, bautizó el fichaje como "el robo deportivo del siglo".

Con los Yankees, Ruth no solo establecería más récords, sino también daría vida a una de las supersticiones más conocidas del deporte como lo fue "la Maldición del Bambino", que privó a los Red Sox de ganar una Serie Mundial en un periodo de 86 años, de 1918 a 2004.

Publicidad

Lejos del diamante, Babe Ruth llevó a su vida personal su fascinación por experimentar ambas caras de la realidad.

El también apodado 'The Sultan of Swat' vivió rodeado de excesos. Gustó del buen comer, las mujeres y el acohol, pero se dice que solía ir a misa cada domingo, como todo fiel católico.

Leigh Montville, autor del libro The Big Bam: The Life and Times of Babe Ruth, describe las visitas de Ruth a la iglesia de la siguiente forma:

"(Babe Ruth) solía sorprender a sus compañeros de equipo cuando hacía acto de presencia en misa por las mañanas después de una noche de indulgencia. Tres Padres Nuestros, tres Ave Marías, un Acto de Contricción, y un billete de 50 dólares en la canasta de la lismona y estaba listo para partir", escribe Montville.

A cambio de su comportamiento considerado poco ético por algunos, Babe Ruth dedicó gran parte de su carrera tardía al servicio comunitario y la caridad. Visitó hospitales infantiles, donó grandes cantidades a organizaciones caritativas, fue voluntario en la Cruz Roja durante la Segunda Guerra Mundial y recaudó dinero para su escuela St. Mary's.

A 71 años de su muerte, Babe Ruth, quien falleció de cáncer un 16 de agosto de 1948 a los 53 años de edad , aún ocupa los primeros lugares en la lista de todos los tiempos en número de home runs (3ro., 714), promedido de bateo (10mo., .342), RBIs (2do., 2,213), slugging (1ro., .690), OPS (1ro., 1.164), entre otros.

Publicidad