Toño de Valdés | Termina una era

La llegada de Tom Brady a Tampa Bay representa un antes y un después en la NFL.

logo

La NFL se paralizó con el anunció de Tom Brady, quien después de 20 años de carrera con los Patriots tomó la decisión de dejar a la franquicia para probar suerte en un nuevo equipo, los Tampa Bay Buccaneers.

Brady se convirtió en el quarterback más ganador durante estas dos décadas, consiguiendo seis anillos de Super Bowl, nombrado como el MVP en cuatro de ellos, tres veces reconocido como el mejor jugador de la temporada, 14 veces llamado al Pro Bowl. Creando una dinastía junto a Bill Belichick.

Pocos pensaban que la selección 199 del Draft en 2000 podría algún día vestir otro jersey, sin embargo, probablemente las diferencias con su coach o no haber llegado a un arreglo económico con el dueño, Robert Kraft, han hecho que, el que a mi parecer es el mejor jugador de la historia, deje la institución de sus amores para jugar, ahora en Florida.

El número 12 aterriza en Tampa Bay con la intención de llevar por primera vez en la historia a un equipo a disputar el Super Bowl en su casa. Su contrato rondaría los 30 millones de dólares por año y sería hasta la temporada de 2023.

Contará con una de las mejores parejas de receptores hoy por hoy en la Liga: Chris Godwin y Mike Evans. Además, en la posición de tight end tendrá a una las mejores manos en la NFL, O.J. Howard, mientras que detrás de él, estará uno de los corredores jóvenes con más talento, Ronald Jones.

Las armas ofensivas parecen estar a punto para que el veterano de 42 años pueda llevar a los Bucs a postemporada, algo que no consiguen desde 2007 y, por qué no, pensar en el Super Bowl.

Desde el día de ayer, los casinos los posicionan como el sexto favorito para disputar la edición 55, solo por detrás de Chiefs, Ravens, 49ers, Saints y justamente, los Pats.

Inicia una nueva era en el futbol americano de los Estados Unidos, veremos de que son capaces en New England sin su arma letal y veremos si la experiencia y el talento de Tom Brady rinde frutos en nuevo equipo.