Tokyo 2020 se suma a la 'maldición' olímpica japonesa

Los Juegos de 1940 se habían otorgado a la capital de Japón, pero cambiaron de sede y finalmente se cancelaron.

logo

Los Juegos Olímpicos de la Era Moderna han pasado por tres cancelaciones, dos cambios de sede y, por primera vez, una postergación.

Tokio ha pasado ya por dos, e indirectamente tres, de estas situaciones.

En 1936, se le otorgó la sede a la capital japonesa para llevar el evento por primera vez fuera de Europa y América, sin embargo, al año siguiente, renunciaron por la guerra sino-japonesa, que llevó una expansión de su territorio a la actual franja oriental de China.

Los Olímpicos de 1940 fueron reasignados a Helsinki, Finlandia, pero al final no se realizaron por el inicio de la Segunda Guerra Mundial, conflicto que también impidió la realización de los de 1944.

Publicidad

Es decir, aún sin reasignarse, Tokyo 1940 no se habría realizado.

La guerra sino-japonesa terminó por fusionarse con los diferentes frentes de la Segunda Guerra Mundial. El imperio del sol naciente contó con el apoyo de la Alemania nazi, mientras China peleó con respaldo de Estados Unidos y la Unión Soviética.

Helsinki volvió a tener la sede en 1952 y el movimiento olímpico llegó a Asia hasta 1964, 19 años después de la rendición japonesa. A manera de catarsis, Yoshinari Sakai, un joven atleta nacido en Hiroshima el día del primer ataque de las bombas atómicas encendió el pebetero olímpico.

La nación que entonces realizó unos Juegos exitosos en plena reconstrucción, como símbolo de paz ante el mundo que lo castigó tras la Segunda Guerra Mundial, reapareció de una manera diferente en 2013, al ser elegida para repetir como sede.

Publicidad

La Japón del siglo XXI es una potencia económica y tecnológica mundial. Los Juegos de la XXXII Olimpiada prometen innovaciones y sustentabilidad para un evento que durante la década pasada comprendió la necesidad de reformarse.

Pero si bien se cancelaron las ediciones de 1916, 1940 y 1944, todas por las Guerras Mundiales, así como se reasignaron las sedes de 1908 y 1940, a Tokio le toca sufrir la primera postergación de la Era Moderna. Un reto diferente ante un evento que ha escalado, de 1936 a 2016, de 3 mil 963 a 11 mil 328 atletas y de 49 a 207 países.

Será la primera vez desde 1896 que unos Juegos no se realicen en año bisiesto, sino en uno impar, aunque Tokyo 2020 mantendrá su nombre oficial con el año en el que inicialmente fueron programados.

El olimpismo se había visto afectados por conflictos políticos y económicos, pero nunca por una crisis sanitaria mundial.