Tokio 2020 tuvo que reajustar sus relojes en cuenta regresiva

Debido a la pandemia de coronavirus a nivel mundial, tras las nuevas fechas, se hizo el reajuste.

logo

TOKIO.— Los relojes con la cuenta regresiva de los Juegos Olímpicos vuelven a seguir con su marcha después de ser reajustados por la pandemia de coronavirus con las nuevas fechas en las que se llevarán a cabo.

El modelo instalado afuera de la Estación de Tokio y otros en la capital japonesa cambiaron casi de inmediato tras la confirmación de las nuevas fechas, que son del 23 de julio al 8 de agosto de 2021.

Los relojes mostraron 479 días este martes. Parece ser una fecha muy distante, pero pequeña e insignificante al compararse con las consecuencias del coronavirus en el planeta.

Igual no queda mucho tiempo para volver a montar la primera justa olímpica que se pospone desde el inicio de la era moderna de los Juegos. Tampoco para los 11 mil deportistas olímpicos y los 4,400 de los Paralímpicos, al igual que para los patrocinadores y encargados de la producción televisiva.

Publicidad

Y todos esos aficionados que ya habían adquirido boletos. Qué decir de los organizadores y los contribuyentes en Japón que han gastado miles de millones y que ahora tendrán que desembolsar más.

“Creo que estos Juegos Olímpicos tendrá un enorme significado histórico”, dijo Yoshiro Mori, el presidente del comité organizador tras el anuncio de las nuevas fechas.

Mori, de 82 años y exprimer ministro de Japón, también recordó que no hay una garantía de que la pandemia del coronavirus esté bajo control dentro de un año. Ello incluye las nuevas fechas de los Paralímpicos, que quedaron programados entre el 24 de agosto y el 5 de septiembre.

“Esta es una plegaria que hacemos y realmente creo que alguien escuchará nuestras plegarias”, dijo Mori.

Publicidad

Tras tantearse unos Juegos en la primavera, las nuevas fechas de verano son idénticas a las que se fijaron para 2020. Los organizadores esperan que los viejos planes puedan adaptarse al cambio, manteniendo las mismas sedes, no perder las habitaciones de la Villa Olímpica, movilizar los mismos voluntarios y permitir que la gente que compró boletos pueda mantenerlos.