Oksana Chusovitina participará en Tokyo 2020 ¡con 46 años!

La uzbeka aplaza su retiro para acudir a su octava cita olímpica.

logo

La gimnasta de Uzbekistán, Oksana Chusovitina puede llegar con 46 años de edad a Tokyo 2020 que se celebrarán en 2021 y romperá su propio récord como la gimnasta de más edad en competir en Juegos Olímpicos.

Actualmente cuenta con 44 años de edad, pero el 19 de junio celebrará su cumpleaños, por lo que sólo la fecha de la celebración de los juegos determinará la edad con la que participe, con 45 ó 46 años.

Como sea, se impondrá un récord en ese sentido, pues tras siete participaciones Olímpicas y su edad, pasará a la historia por imponer ambas marcas.

Su andar deportivamente hablando es bastante tortuorio, pues compitió para la Unión Soviética hasta su desaparición y para Barcelona 1992 fue parte del equipo unificado en el evento que le dio la medalla de oro por equipos.

Publicidad

En Atlanta 1996 participó representando a Uzbekistán al igual que en Sidney 2000 y Atenas 2004, pero para Pekín 2008 lo hizo con la bandera de Alemania como lo hizo en Londres 2012, para Río 2016 de nueva cuenta participó representando a su país de nacimiento, Uzbekistán.

Tantos cambios de nacionalidad obedecieron en primer plano a la descomposición de la Unión de Repúblicas Soviéticas Socialistas, y también por cuestiones familiares.

Su hijo Alisher fue diagnosticado con leucemia en 2002, por lo que Chusovotina y su esposo, el luchador olímpico Bajodir Kurbanov, se mudaron a Colonia, Alemania para poder atender médicamente al niño.

Oksana se había retirado de la gimnasia por su maternidad, pero tras naturalizarse alemana regresó a la competencia para poder ganar el dinero necesario para poder cubrir los gastos que el tratamiento médico requería.

Publicidad

Aunque antes de Londres 2012 había anunciado que se acercaba su retiro y que serían los últimos en los que tomaría participación, terminó arrepintiéndose porque quiso volver a representar a su país de origen antes de retirarse definitivamente.

La Federación Internacional de Gimnasia le concedió en el año 2013 un nuevo cambio de nacionalidad para poder competir en Río 2016 donde compitió contra gimnastas con veinte años de edad menos.

Al final de Río y por cómo se sintió en competencia tras clasificarse a la final de salto con 41 años y en sus séptimos Juegos, la marca estaba impuesta por la edad y las participaciones y así no existieron dudas, intentaría llegar a Tokyo 2020.

Lo intentó y logró su boleto en el mundial celebrado en 2019 en Stuttgart, Alemania, tras ser beneficiada por la reasignación de cupos por la FIG tras el reparto de las plazas por equipos y así podrá estar en los Juegos Olímpicos que hoy sabemos se van a celebrar en 2021.

1.53 metros de estatura y dos medallas olímpicas en su palmarés sumando a la ya mencionada la plata en Pekín 2008, trae una amplia experiencia además de sus competencias olímpicas, con 17 campeonatos mundiales y once podios en ellos.

Entre sus ambiciones se encuentra su deseo de formar parte del Comité Olímpico Internacional y ya presentó su candidatura para una de las cuatro plazas vacantes en la Comisión de Atletas del COI.

Las elecciones para tales puestos se realizarán en la Villa Olímpica de Tokio durante los Juegos Olímpicos y los más votados podrán incorporarse a la asamblea del ente deportivo mundial.

En esas elecciones competirán la nadadora sueca Therese Alshammar, el karateka venezolano Antonio Díaz, el pentatleta guatemalteco Charles Fernández y el atleta costaricense Roberto Sawyers y aunque todos son grandes experimentados, nadie le gana en experiencia olímpica a la gimnasta uzbeka Oksana Chusovitina.

Publicidad
Artistic Gymnastics World Championships - Individual Apparatus Finals

Oksana Chusovitina y sus octavos Juegos Olímpicos

Minas Panagiotakis/Getty Images

1 / 10