La estatua de Peter Norman, héroe australiano de México 1968

Se homenajeó al ganador de la plata que apoyó a Tommie Smith y John Carlos en Melbourne.

logo

Peter Norman permaneció firme, con las manos a los costados y la mirada fija hacia su bandera aquella noche del 16 de octubre de 1968 en el Estadio Olímpico Universitario de la Ciudad de México y con la medalla de plata de los 200 metros planos colgada al cuello.

Con esa misma postura, a 51 años menos una semana de aquella hazaña, se develó una estatua del exvelocista en Melbourne, Australia, donde falleció en 2006.

Norman fue quien completó el podio en el que los estadounidenses Tommie Smith y John Carlos, oro y bronce respectivamente, alzaron el puño y bajaron la cabeza durante la entonación del himno de su país en protesta por la desigualdad racial.

Publicidad

El gesto, que fue parte del movimiento ‘Black Power’, le costó a Smith y Carlos ser expulsados de los Juegos Olímpicos y de la Villa de Atletas por orden del presidente del Comité Olímpico Internacional, Avery Brundage, ser tratados como parias al regreso a su país e incluso que sus familias recibieran amenazas de muerte.

Norman apoyó de manera decidida, pero más discreta, el gesto de sus colegas en el podio. Se puso un parche del Proyecto Olímpico por los Derechos Humanos (OPHR, por sus siglas en inglés) y les expresó total solidaridad a Smith y Carlos antes de salir a la premiación.

El australiano, al saberse del apoyo a los estadounidenses, no fue elegido para participar en los Juegos de Múnich 1972, pese a haber cumplido con los criterios deportivos de clasificación, y se retiró poco después de la alta competencia.

Publicidad

En la estatua develada hoy en Melbourne, el parche que lucía discreto en 1968 se resalta aún más.

Smith y Carlos no solo asistieron al funeral de Norman en 2006, sino que también cargaron su féretro. El mundo, eventualmente, reconoció el valor de su protesta.