El increíble poderío de la raza negra en los deportes

Entre sus ventajas físicas y motivacionales, se fueron ganando sus espacios a base de esfuerzos máximos.

SAMUEL REYES
logo

La raza negra se ha ganado su lugar en los deportes a nivel mundial, primero por su físico, después por su tenacidad y poco a poco lograron el respeto a sus habilidades, cosa por lo que han tenido que luchar a lo largo de la historia.

Fisiológicamente son especialmente dotados de características que les dan la ventaja de acuerdo al deporte en el que se desenvuelven, por ejemplo, se sabe que en el atletismo, los mejores velocistas son los atletas de raza negra, por miembros y músculos más largos, troncos más cortos y un centro de gravedad más alto, que combinado con un tendón de aquiles más largo que estira más, obtienen más potencia.

Su capacidad muscular, resistencia y fisionomía les permiten ser superiores en determinados deportes. Como en la NFL donde ocupan un 68% de los jugadores, aunque contrasta contra el 12.85% de la población total en Estados Unidos. Algo parecido sucede en la NBA donde son mayoría con el 77% de los basquetbolistas.

Para ver más deportes excepto futbol entra aquí.

Tal vez por ello LeBron James se siente más que un atleta pues los ojos de todo el mundo que se aficiona por el basquetbol lo ubica de inmediato. Considerado el mejor jugador de la actualidad se destaca por sus números, habilidades y carisma que en un acto de autoresponsabilidad lo llevó a crear el programa “I promise” donde ofrece educación a 240 niños necesitados.

En el caso de la NFL, recordando a Colin Kaepernick , quien destacó por su protesta contra el maltrato a la gente de raza negra por parte de las autoridades, es parte de lo que hoy vuelve a llamar la atención debido al fallecimiento de George Floyd , pero fue un quarterback que tuvo la oportunidad por habilidad y por su carácter, sufrió de la separación, pues desde 2017, no ha vuelto a tener trabajo como mariscal de campo.

Las mínimas diferencias físicas marcan una diferencia en el deporte, pues por otro lado, otra disciplina en la Unión Americana cambia el porcentaje, como el Beisbol de las Grandes Ligas, donde son apenas el 7.8% de su población, mientras que en otros deportes como el tenis y el automovilismo la cifra es mucho menor, pero poco a poco se van abriendo paso.

En el atletismo, por ejemplo, ninguno de los 25 mejores tiempos en la historia de los 100 metros planos fue alcanzado por un atleta blanco. Si vemos algunos resultados de los campeonatos mundial es de 1987, 1991, 1993 y 1995 con los Juegos Olímpicos de Seúl 1988 y Barcelona 1992, los países africanos lograron el 65.6% de las carreras de 800, 1,500, 3,000, 5,000 y 10,000 metros que se disputaron. 59 medallas de oro de las 90 disponibles, todos esos ganadores fueron de raza negra.

Hablando del boxeo, por su estructura física destacan en las categorías desde os pesos medianos y hasta los pesados. En los últimos 40 años han habido muy pocos campeones de raza blanca en los pesos completos. Se dice que Muhammad Alí, Ray Sugar Robinson y Joe Louis son los mejores de la historia, se discute mucho quién, pero no se discute el color de la piel.

Para la delegación de Estados Unidos en los Juegos Olímpicos de Atlanta en 1996, 13 de las 14 medallas de oro que ganaron, fueron conseguidas por atletas de color.

Pero aunque parece mentira, estos deportes requieren poca inversión económica y si se cuentan con las condiciones necesarias y una buena preparación, los resultados se pueden alcanzar, no así como en el Automovilismo, el ciclismo, o el tenis, tres grandes ejemplos en donde no predominan los participantes de dicha raza.

Grandes excepciones de han dado en los deportes como Athea Wilson, primer mujer negra que conquistó Wimbledon en 1957 y 1958, o Arthur Ashe que lo consiguió en 1968, claro que ahora, personajes como las hermanas Venus y Serena Williams se han ganado su espacio en la historia, pero vienen aún más exponentes que están llamando la atención, como Coco Gauff, número 1 junior del mundo.

El automovilismo es una de esas disciplinas donde se deben invertir grandes cantidades de dinero, pues los vehículos de competencia son muy costosos, pero Anthony Hamilton logró las relaciones, los patrocinios y poniendo parte de lo necesario, apoyó a su hijo para llevarlo a la máxima categoría del automovilismo que es la Fórmula Uno, donde ha logrado destacar de tal forma que ya ganó seis campeonatos mundiales y tiene el potencial de empatar a Michael Schumacher y posiblemente, erigirse como el más ganador de títulos de todos los tiempos.

Así es como de pronto, entendemos que hay diferencias, pero también convergencias que pueden llevar a los atletas a una igualdad de competencia, aunque a veces, no física que marca una ventaja por las características propias de una raza.

Raza Negra,.jpg

Una raza imponente

AP

1 / 13