El ciclismo organizado mundialmente cumple 120 años

La UCI lucha contra su peor crisis desde II Guerra Mundial y también recorta gastos.

TUDN.MX
logo

La Unión Ciclista Internacional (UCI) cumple este martes 14 de abril 120 años de su fundación y lo hará en medio de la pandemia de coronavirus.

Creada en 1900 gracias a la organización de las federaciones de Francia, Bélgica, Italia, Suiza y Estados Unidos la UCI enfrenta "una crisis sin precedentes desde la II Guerra Mundial" que afecta una temporada que corre el peligro de suspender el calendario de competencias.

A partir de su creación y hasta la fecha se han vivido momentos de dificultad, pero nunca habían tenido tales afectaciones por una pandemia como la actual de COVID-19, con un calendario suspendido o aplazado.

Es de notar que los equipos están viviendo una crisis financiera y el futuro de muchas organizaciones y ciclistas viven en la incertidumbre del futuro.

David Lappartient, presidente del organismo dijo que esta es "una crisis sin precedentes desde la Segunda Guerra Mundial que golpea de lleno a los ciclistas, equipos, organizadores, patrocinadores y a la gran mayoría de personas y organizaciones que contribuyen a hacer vivir a nuestro deporte".

Las 196 federaciones nacionales de los 5 continentes están resintiendo los estragos por la esparción del coronavirus que superan con creces las expectativas de poder regresar a rodar los eventos tradicionales para competir en el mundo con una situación inédita que obliga a un compás de espera para reactivar un deporte que ya sufre un daño grave en su organización.

El pasado 2 de abril, la UCI se reunió para tomar decisiones que ayude a tomar medidas de ahorro, pues la suspensión de las carreras está amenazando la continuidad de la operación por el encono financiero.

El ciclismo se encuentra detenido, al menos hasta el 1 de junio, fecha que se acordó con los distintos estamentos del ciclismo para volver a evaluar la situación en función de la marcha de la pandemia.

En este momento existen cerca de 700 solicitudes de aplazamiento o cancelación de carreras lo que significa el 30% del calendario de competencias internacional, donde las pruebas más afectadas son las de carretera y montaña.

Todas las vueltas clásicas de primavera desaparecieron del programa, así como el Giro de Italia, dentro de un contexto que también atestiguó el aplazamiento hasta 2021 de los Juegos Olímpicos Tokyo 2020.

Esta situación afecta la forma en la ue llegan ingresos de la UCI, que se ven reducidos de forma notable. El cobro de las tarifas del calendario representa una parte importante de los recursos.

Ante estos efectos, la Federación internacional tuvo que elaborar un nuevo plan económico que incluye la reducción de los salarios de sus dirigentes, el cese temporal de 130 colaboradores y la revisión de todos los contratos con los proveedores y demás compromisos con federaciones nacionales.

Mientras que los competidores anunciaron mediante su asociación (ACP) que no admitirán recortes importantes en sus salarios por mucho que comprendan la situación, algunos equipos ya recortaron sueldos.

Los organizadores buscan encontrar acomodo en un hipotético nuevo calendario y la UCI habla de salvar al menos el Mundial, que este año está programado para disputarse en la localidad suiza de su sede, Aigle entre el 20 y el 27 de septiembre, por lo que ‘por fechas no peligra’

El COVID-19, sin embargo, ya se afectó los Mundiales de BMX de Houston en Estados Unidos y de Mountain Bike Cross-Country de Albstadt en Alemania.

Ante la acuciante crisis, Lappartient anima al mundo del ciclismo a "levantarse", haciendo un llamado “a la unidad, a la responsabilidad y al coraje", elementos que falta harán "para reconstruir el ciclismo después del COVID-19".