Deportes extraños: El hurling, ¿qué es y dónde se practica?

Este deporte tiene una mezcla de rugby, futbol americano, hockey y futbol soccer que lo hace único.

ISRAEL GERMÁN
logo

Definir al hurling de manera breve es casi imposible porque es un deporte que tiene de todo un poco , como velocidad, rudeza, técnica, magia, drama, demanda fuerza, picardía y un talento único para lidiar con una esférica del tamaño de una pelota de beisbol y de un stick o bastón que no se parece a nada en este mundo.

Considerado como el deporte nacional de la República de Irlanda, donde en el idioma gaélico se le denomina como 'iománaíocht', el hurling es, de acuerdo con las crónicas de la 'Isla Esmeralda' un deporte cuyos orígenes datan desde hace decenas de siglos.

El hurling (dar click para conocer más) demanda una enorme resistencia física, estar dispuesto a dar y recibir golpes, a desarrollar talentos únicos como manejar una pelota de un centímetro menos del tamaño de una bola de beisbol (6.5 centímetros de diámetro) y utilizar a cabalidad un bastón o stick llamado 'hurley' o 'camán', que no tiene parangón, para poder destacar en este raro pero apasionante deporte. Este instrumento de juego mide de 70 a 100 centímetros de largo.

Para su práctica, el hurling se lleva a cabo en un campo más grande que uno de futbol o futbol americano, pues sus medidas oficiales son de 130 a 150 metros de largo por 80-90 de largo, y una de las razones de peso para que existan esas medidas es que cada uno de los dos equipos que se confronta en el terreno de juego tiene 15 integrantes.
Los partidos de la liga local en Irlanda se efectúan entre los distintos condados en los que se divide el país. Los encuentros se dividen a su vez en dos mitades de 30 minutos cada una y si un juego de eliminatoria acaba empatado, entonces se juega una prórroga de 10 minutos. Se permite hasta un máximo de cinco cambios por partido para cada equipo.

Los jugadores utilizan su bastón o hurley para pasar o tirar, o correr con la pelota al rebotarla en el extremo ancho del stick. La esférica se puede patear, pero no la pueden lanzar o recoger del piso con la mano. Los jugadores o hurlers no pueden recorrer más de cinco pasos sosteniendo la pelota, atraparla tres veces seguidas sin tocar el suelo o pasarla de una mano a otra.

Si uno se pone a mirar los highlights de este deporte, no cabe la menor de las dudas que los golpazos que se dan son muy atractivos y pareciera que no hay ley que rija en el campo de juego lo que ahí suceda. Pero nada más lejos de la verdad que pensar eso. Los golpes deliberados, no en plena y franca lucha por la pelota, son penalizados y si una falta se produjera en el área frente a la peculiar portería, entonces se cobra un tiro de penalti desde la línea de los 20 metros.
A propósito de la extraña portería, cabe decir que entederla es clave porque de ello depende que se entienda el sistema de puntuación. En esa portería es donde sucede la acción más relevante del partido, pues si la pelota pasa por los tres postes, dos laterales y el travesaño, que defiende un portero, ese tiro vale tres puntos.

Pero encima de esa cabaña hay un par de postes verticales que son una continuación de los postes laterales de la portería y nos recuerda a las viejas 'H' que se usaban en el futbol americano en sus comienzos o que se siguen usando en el rugby, pero si la pelota pasa entre esos dos postes, como si fuera un gol de campo, entonces ese tiro vale un puntos.

La portería mide 6.5 metros de ancho por 2.5 de alto, en lo que se refiere a la cabaña pero los dos postes que se erigen por encima de esta cabaña tienen una altura de siete metros. Los jugadores están oblicados a portar un casco protector, similar al que usan en el hockey sobre hielo, además de protectores faciales, pues la naturaleza del juego en ocasiones deriva, invariablemente, en golpes con el palo arriba de los hombros.
Existe una versión femenina del hurling, pero no se llama así, sino que recibe el apelativo de camogie y en lugar de haber 15 integrantes por bando, son 12 por equipo.

Muhammad Ali

Cassius Clay, el estadounidense

Dieter Endlicher/AP

1 / 12