Conoce a las monjas del basquetbol en la cuarentena

El convento que ahora fabrica mascarillas para luchar contra el coronavirus también tiene canastas.

logo

Un video que se viralizó esta semana de unas monjas jugando basquetbol tiene su historia, pues estando en el claustro, se dan tiempo para fabricar mascarillas y también para hacer deporte.

El video le está dando la vuelta al mundo mostrando cómo las monjas se divierten un momento a puertas cerradas de su convento, con unas canastas que parecen de primera y nada improvisadas, pero esa es una historia con mucha cola.

Estas monjas que se dedican por el momento a fabricar mascarillas para los servicios médicos que combaten el COVID-19, son aficionadas a jugar basquetbol en sus ratos libres desde hace mucho tiempo.

Resulta que en 2014, España fue sede del mundial de basquetbol de la FIBA y por ese entonces, José Luis Sáez, presidente de la Federación Española de Basquetbol, se encontró con una foto peculiar de uno de los patios del convento de San Leandro en Sevilla donde se alcanzaba a ver un tablero improvisado y chueco, indicativo de su amplio uso y decidieron actuar en consecuencia.

Publicidad

“Nos pusimos en contacto con el ayuntamiento y nos contó la historia” dijo en su momento Sáez, “y fue cuando trajimos los balones y las canastas”.

Emocionado, contó lo que sucedió por el regalo “Ver la ilusión por parte de las hermanas y de las madres, para nosotros ha sido uno de los momentos especiales de la copa del mundo”.

Eso fue entonces y seis años después, las monjas siguen utilizando las mismas canastas que les llevaron y es importante decir que hoy se dedican a hacer mascarillas para el personal médico que combate al coronavirus en sus ratos de descanso, aprovechan para jugar en su patio.

El video que se ha viralizado es obra del periodista Alejandro Ávila de El Diario de Andalucía cuando se presentaron a San Leandro para documentar el trabajo que ahí se hacía para combatir el COVID-19, pero ahora, ya conocen la historia más amplias de unas monjas que por mucho tiempo, juegan basquetbol en el patio de su convento.

Publicidad