Clásico Poli-UNAM es una rivalidad que arrastra pasión en la ONEFA

La Liga Mayor presenta en la primera semana el clásico del futbol americano Colegial.

logo

Este fin de semana arranca la temporada de la ONEFA, e independientemente de que por fin arrancan las acciones de la Liga Mayor, siempre llama la atención el clásico entre Pumas de la UNAM y Águilas Blancas del Instituto Politécnico Nacional.

Los Huelums y Goyas se escucharán este sábado en la Ciudad de los Deportes, cuando ambos equipos salten al césped del Estadio Azul para iniciar la campaña del 2019 de la ONEFA, una rivalidad que originalmente nació como Pumas vs Burros Blancos y desde 1998, los del Casco de Santo Tomás tomaron el mote de Águilas Blancas.

Desde entonces, Pumas UNAM lleva la batuta con un dominio deportivo que trasciende más de veinte años con las 18 victorias que los Universitarios han logrado por sólo seis que se han adjudicado los del IPN.

Pero en la historia reciente, las Águilas Blancas no han ganado desde el año 2016 cuando rompieron una racha perdedora de 9 años venciendo a los Pumas por 10 a 6, y este sábado se van a enfrentar por primera vez en el Estadio Azul, en el corazón de la Ciudad de los Deportes.

Publicidad

En la presentación del Clásico de la Liga Mayor, se informó de los 25 mil boletos disponibles, de los cuáles se han vendido más de las dos terceras partes para abrir las puertas a la afición de ambas escuadras que también juegan desde las gradas.

Se estableció un operativo de seguridad un poco mayor a lo presentado en el 2018, con lo que se espera repetir el saldo blanco que ha significado que se juegue en un emparrillado neutral en beneficio del espectáculo.

La rivalidad académica y deportiva entre las instituciones educativas tuvo su etapa más aguda en 1936, año de su primer enfrentamiento, motivado principalmente a sus programas de fútbol americano, que son parte trascendental en la construcción de la identidad de las escuelas.

Los Pumas fueron más antiguos en su creación en 1927, aunque representaron a la Universidad Nacional Aautónoma de México hasta 1931, mientras que Burros Blancos del Instituto Politécnico Nacional se crearon en 1936, año de su primer enfrentamiento deportivo donde los vencedores enfundaron el uniforme guinda y blanco.

Publicidad

Al paso de los años, la rivalidad creció entre los estudiantes y aficionados. Su capítulo más triste fue en 1978, cuando, consecuencia de los ánimos apasionados y la imprudencia de algunos asistentes, se llegó a la violencia que llevó a tener un muerto durante el encuentro, por lo que el juego se suspendió por dos años.

Las situaciones extradeportivas que muchas veces tenían que ver con violencia generada por los ‘Porros’, miembros de las porras de ambos conjuntos, provocó que en 1982, 1983 y 1989 no se jugara el clásico.

Como todo deporte, el clásico levanta las pasiones por la especialidad, pero también enciende las alarmas de los organizadores que han incluso efectuado los partidos a puerta cerrada por la seguridad de los aficionados, por ello es que celebrar el encuentro deportivo en un estadio neutral demostró que con un operativo robusto se puede efectuar sin sorpresas para dirimir la diferencia exclusivamente en el ámbito deportivo, que volverá a encenderse este 14 de septiembre en el Estadio Azul.