Toño Nelli | Estrategia o cobardía

El futbol es un deporte de estrategia y Cruz Azul perdió la batalla mental y el planteamiento deportivo.

logo

Lo sucedido en la semifinal entre Pumas y Cruz Azul se tiene que analizar a fondo. Podemos caer en el punto común de la “cruzazuleada” y hacer leña del árbol caído, pero me parece que el asunto es mucho más delicado.

Imaginemos por un instante que Pumas no consiguió el cuarto gol y que La Máquina avanzó a la final. Aún así habría muchas cosas qué revisar y de las cuáles preocuparse. El futbol es un deporte de estrategia y Cruz Azul perdió la batalla mental y el planteamiento deportivo.

¿Qué es lo que lleva a un equipo que gana un partido 4-0 a cambiar tan radicalmente tres días después y tirarse atrás como si estuviera jugando con 8 futbolistas? Creo que la respuesta es el miedo.

¿Por qué un plantel que se vio arrasador y que borró de la cancha al enemigo en 90 minutos previos de pronto se convierte en el rival más débil y vulnerable del planeta? Eso amerita un análisis psicológico muy profundo del entrenador y de los jugadores.

El que tenía la tarea difícil era Pumas. El que todavía no olvidaba la sacudida que recibió en la ida era Pumas, el que necesitaba los cuatro goles sin recibir ninguno era Pumas. ¿Cómo es posible que el derrotado y temeroso fuese Cruz Azul?

¿Por qué si te alcanzó en un partido para meter cuatro en el siguiente sales a jugar como si no pudieses volver a meter ninguno? Esto sucede mucho en el futbol pero como no siempre termina en tragedia le damos poca importancia.

Entiendo que un equipo que ya atesora una ventaja debe ser ordenado y precavido dejándole la responsabilidad al rival, pero lo que no puedo procesar es porqué en cuanto ve que las cosas no salen como esperaba no es capaz de cambiar y empezar a poner en aprietos al rival volviendo a hacer lo que ya demostró que puede.

Hay equipos sin recursos futbolísticos que tienen en ocasiones que aferrarse a algo y luego defenderlo a capa y espada porque no tienen otra opción pero un equipo como Cruz Azul que es de los mejores del torneo y que está a un paso de la final y que ya ganó 4-0 no puede desaparecer víctima del pánico.

No sé que indicaciones dio el entrenador antes del juego y durante el medio tiempo, pero evidentemente muchas cosas estuvieron mal en la idea táctica y en la ejecución. Si traes cuatro goles de ventaja ¿no sería más inteligente salir a preocupar a ese rival que se tiene que abrir intentando anotarle y que se desgaste en defenderse en lugar de cederle toda la iniciativa? ¿Por qué no empezar de cero y tratar de ganar el segundo partido también sabiendo que tienes 4 goles de ventaja?

Esto debe servir de reflexión en muchos niveles para entender que no se puede de la noche a la mañana dudar de tu propia capacidad. El futbol premia a los que buscan ganar y mayoritariamente castiga a los que atentan contra la naturaleza básica del juego. Incluso si hubiese quedado eliminado Pumas, luego de lo que intentó, habría recibido más reconocimiento que su rival.

Una cosa es la estrategia y otra cosa muy diferente es la cobardía.