Santos Laguna ligó su cuarta victoria consecutiva; destrozó al Puebla

Julio Furch anotó dos goles y dejó en claro la autoridad lagunera en el torneo.

logo

Imparables. Imbatibles. Incontenibles. Los Guerreros de la Laguna aplastaron al Puebla y ligaron su cuarto triunfo consecutivo en el inicio del torneo, algo que no lograban desde hace nueve años. Julio Furch encabezó el vendaval con un doblete.

Como ha sido costumbre desde que Almada tomó las riendas del Santos; la posesión de balón, el sacrificio y la contundencia ahogan al rival desde los primeros minutos. Así fue con el joven Adrián lozano y su verticalidad desequilibrante: recibió pase retrasado y puso a temblar el travesaño.

El gol no tardó en caer y de nuevo estuvo involucrado Lozano con el cobro de tiro de esquina preciso para que Ulises Rivas chocara de cabeza la pelota para abrir el marcador.

Publicidad

La velocidad de la ‘Culebra’ Castillo fue una pesadilla para Chumacero por su banda derecha. Condujo en espacio abierto, rompió la cintura del boliviano y puso un centro raso que Furch concreto el segundo tanto sin pensarlo.

En el ocaso de la primera mitad vino un lapso cardiaco del juego, pues Adrián Lozano tuvo un mano a mano que Vikonis atajó.

De inmediato vino la respuesta del Puebla, en un centro al área que Mateus Doria quiere anticipar pero deja el brazo abierto y golpeó a Zavala; el árbitro usó el VAR para marcar penal y expulsión al defensa brasileño.

Publicidad

En el cobro Alustiza fue impecable y descontó para el Puebla antes del pitazo final de la primera parte.

En el segundo tiempo Santos fue impecable. Con uno menos Almada cerró los espacios con dos líneas de cuatro y sólo Furch en ataque. En una jugada de contra vino la escapada y un penal en favor de los locales que Furch anotó sin problema.

Sobre el término del partido los poblanos dejaron avenidas por la banda y ahí aprovechó el Santos para servir a Diego Valdés de espaldas al marco; el chileno hizo gala de su calidad para retener el esférico, darse vuelta y definir de forma prodigiosa el 4-1 que redondeó el encuentro.