Santos 1-0 Cruz Azul, Guard1anes 2021: Resultado, goles y resumen

Juan Reynoso cae en su partido debut con los cementeros en la Liga BBVA MX.

FERNANDO VÁZQUEZ
logo

Hay reglas en el futbol que no llegan a cumplirse, caprichos de siempre en el balompié, la pelota no tiene palabra de honor. No, los técnicos que debutan no siempre ganan y, de vez en cuando, hasta reciben un baño de realidad como el que le tocó ahora a Juan Reynoso con Cruz Azul.

Los celestes perdieron el el primer partido del técnico peruano por 1-0 en su visita a Santos Laguna dentro de su debut en el Guard1anes 2021 BBVA MX .

Los problemas en el paraíso iniciaban desde temprano. No se cumplía el primer minuto cuando Orbelín Pineda quiso probar suerte desde tres cuartas partes del campo. El aviso era claro y los capitalinos no dedicarían ni un solo minuto a consagrarse a cualquiera de los santos conocidos.

Cruz Azul continuó, insistió, persistió, por los costados con Romo, con Baca por el centro, pero los coahuilenses parecían tener un aura especial y, cuando esta faltara, ahí estaba Carlos Acevedo quien ya sumó sus primeras jugadas de escándalo en el torneo.

El guardameta se estiró para salvar en dos ocasiones a los dirigidos por Guillermo Almada de lo que era un gol seguro y, de hecho, una acción de él, ya en el complemento, fue la que originó la debacle cementera.

Acevedo detuvo un balón venenoso que Jonathan Rodríguez no supo capitalizar para que un acorralado Santos, que apenas si respiraba por la presión capitalina, viera cómo las aguas verdes hechas a base del césped del Estadio Corona TSM llevaban todo para que Diego Valdés recibiera el balón en tres cuartas partes del campo, hiciera una tímida conducción y rematara a puerta: uno de los mejores goles del torneo había caído a los 61', y apenas en la primera jornada.

Las conclusiones de Santos van más allá del marcador. Juan Otero tuvo un debut ideal también en lo que era una gran incógnita para la escuadra norteña que, si bien se vio superada por momentos, al final acabó por imponerse ante un Cruz Azul que acabó víctima de su estado físico, de la cruz de su pasado y también de sus circunstancias, su primera decepción del año y su brimer cubetazo con hielos en el de por sí frío desierto coahuilense.