'Ruso' Zamogilny | Una Final más que pareja

Damián Zamogilny analiza a detalle los duelos por el título entre Rayados y América.

logo

Quién diga que hay un favorito en esta final del futbol mexicano está vendiendo humo. Es una final más que pareja.
Monterrey tuvo un torneo de altibajos y entró de octavo a la liguilla, pero con la llegada del ‘Turco’ Mohamed las cosas han cambiado, no ha perdido en la liga y ha tenido un rendimiento a la alza, con picos altísimos de productividad como la ida en cuartos de final frente al Santos donde desplegó su fantástica capacidad goleadora o mostrando una excepcional cara en el mundial de clubes frente al tan admirado campeón europeo, el Liverpool de Klopp.

Ese partido que perdieron sobre la hora pero que trabajaron con mucha paciencia mostrando sobre todas las cosas un extraordinario compromiso defensivo que pusieron de manifiesto a través del orden táctico más un notorio despliegue físico de todas sus líneas.

Simplemente dos muestras de lo que puede hacer Rayados en esta gran final.

Publicidad

Tanto puede atacar con verticalidad y contundencia como puede defenderse correctamente en bloque, con disciplina táctica, una característica que cualquier equipo que desee campeonar debe tener.

Por otro lado, el América ha sufrido una rara metamorfosis a lo largo del torneo. Han salido del equipo futbolistas sumamente importantes como Marchesín o Edson Álvarez por poner ejemplos y han llegado otros que, tal es el caso de Viñas, pocos conocían pero que sorprendieron por su rápida adaptación al equipo, que con pocos encuentros se ha vuelto clave y ha brindado un buen rendimiento aportando su capacidad goleadora.

No ha sido fácil para Miguel Herrera, que ha tenido también que lidiar con las lesiones de otros futbolistas fundamentales lo que hacía inevitable en algún momento pensar que iba a ser un torneo tormentoso para las Águilas.

Publicidad

Con todo, el Piojo ha logrado pilotear esa tormenta de buena forma y si bien ha sufrido de más en la Liguilla, el América mostró su personalidad ganadora para resurgir contra Tigres y Monarcas cuando todos lo daban por muerto, instalándose merecidamente en la final. Ha superado prueba tras prueba mostrando su mejor versión en los momentos más álgidos.

Si nos vamos a las calidades individuales, los dos planteles poseen futbolistas de muy buen pie, personalidad y trayectoria. Por eso considero que no hay un claro favorito, la final está para cualquiera, en lo que creo que serán dos juegos con goles y emociones por los diferentes argumentos ofensivos que poseen ambos.

¡A disfrutarla!