Paco Arredondo | Nerviosismo en Chivas

La eliminación en Copa fue la primera advertencia, ahora el equipo está lejos de su mejor nivel.

logo

Las luces de alerta se encienden en las Chivas del Guadalajara. La estrepitosa caída ante Tigres en la fecha 5 del Clausura 2020, fue el detonante para que brotará el nerviosismo generando momentos de inquietud a nivel directivo desde donde se lanzó el mensaje de que todos en la institución rojiblanca “tienen las maletas hechas” en caso de que si la situación no mejora.

Fue el mismo director deportivo Ricardo Peláez Linares quien se encargó de advertir públicamente que nadie se puede sentirse seguro en su puesto, menos ante las exigencias de un proyecto que se gestó para cambiar la historia escrita en los últimos años o mejor dicho en los seis torneos que llevan el cuadro de la Perla de Occidente sin estar en la liguilla del balompié nacional.

El primer golpe a la gestión de Peláez Linares fue la eliminación en la Copa MX, uno de los objetivos que tenían para el primer semestre del 2020 porque la idea es o era que las Chivas tendrían que estar en franca pelea por títulos y copas, pero el funcionamiento del equipo está lejos de lo que se pensaba.

La apreciación o diagnostico lo hace el mismo Ricardo, pero no todo el peso de esta situación lo deja en quienes saltan a la cancha sino que también es responsabilidad del mismo cuerpo técnico y dirigencia..

Publicidad

Aquí nadie se puede sentir ajeno a la realidad que viven esa que está en los límites de una crisis máximo porque es un proyecto millonario.

Perder el endeble invicto que tenían en la quinta fecha del torneo quizá en otras circunstancias u otro club no generaría la atención o cuestionamientos como sí sucede con las Chivas del Guadalajara, un equipo que atrae todo tipo de miradas y eso no lo puede ni deber perder de vista quien porte esos colores.

Exigencia siempre habrá en el interior y exterior del Rebaño, eso lo entiende el mismo Peláez Linares quien prefiere salir a dar la cara y enfrentar los cuestionamientos como la cabeza visible del club, quizá por eso advirtió que nadie se puede sentir tranquilo ni seguro en su puesto por lo que atraviesan actualmente.

Ricardo fue honesto al señalar que por apoyo no se puede quejar, ese siempre lo ha tenido de los dueños del equipo, los recursos se los dieron para armar el plantel y sostener al técnico Luis Fernando Tena, pero también sabe que en esta industria del futbol cuando se tienen que dar golpes de timón estos deben llegar para intentar mejorar.

Publicidad