Paco Arredondo | Indicador futbolero | Chivas corrigió a tiempo

Vucetich y la directiva se tardaron, pero dieron un golpe de autoridad para hacer entender a los jugadores que institución representan.

logo

Las Chivas del Guadalajara parece que ajustaron las cosas dentro y fuera de la cancha en el momento indicado. Aunque Víctor Manuel Vucetich y la directiva se tardaron dieron un golpe de autoridad para hacer entender a los jugadores que institución representan y que las indisciplinas simplemente estaban fuera de lugar.

Después de tres años y mediante el repechaje el cuadro tapatío se colocó en una liguilla. En todo este tiempo tuvieron que cargar con severas críticas, además de constantes cambios de jugadores, técnicos y hasta directivos deportivos, pero nadie había podido encontrar el camino para enderezar el rumbo que en su momento los tuvo en problemas de cociente.

Con la llegada de Ricardo Peláez Linares hace poco más de un año se buscó establecer un proyecto que tuviera objetivos claros y precisos como suele suceder quizá en los inicios. Los resultados planteados no siempre llegan de inmediato para alcanzarlos normalmente se toman decisiones concretas para generar una inercia favorable.

Un sinfín de retos se fueron sorteando siendo los más sonados los temas de indisciplina que obligaron a dar de baja a varios jugadores, entre ellos, a Javier “Chofis” López, quien estaba señalado a ser el orgullo de los tapatíos. Sus indisciplinas y contantes altibajos evidenciaron su falta de compromiso con él y con Chivas.

Después de sacudirse esos problemas en Chivas cerraron filas o hicieron entender al jugador que nadie iba ni podía estar por encima del prestigio e historia de uno de los equipos más seguidos de la Liga MX y que era momento de demostrar que estaban a la altura de las exigencias.

Todo estaba enfocado en ejercer una presión interna que le permitiera al cuerpo técnico y directiva tomar acciones con esfuerzos grupales. Se logró recuperar la confianza, pero sobre todo la credibilidad de lo que cada uno de estos futbolistas podría y debe dar en favor del club.

Ahora no sólo rompieron con la racha negativas de ayuno de liguilla sino que están en la antesala de disputar una final, pero antes deberán dar cuenta del León, uno de los equipos más poderosos deportivamente hablando en el Guardianes 2020 y que buscar terminar con la maldición de que el superlíder no siempre es el campeón del torneo.

PUMAS CONTRA LOS PRONOSTICOS

Esa ha sido la realidad de los universitarios en el segundo semestre del 2020. Un cuadro que se fue ganando la confianza de propios y extraños con sus resultados y que le permitió cerrar la fase regular con una sola derrota, pero ahora tendrá una prueba más ante Cruz Azul.

Mediáticamente al equipo dirigido por el argentino Andrés Lillini se le dan pocas posibilidades frente a los Celestes, pero en Ciudad Universitaria prefieren estar en esa condición de no favoritos en esta serie de semifinales aunque el mismo estratega ha señalo que nadie les puede dar por derrotados ya que ellos se plantearon ser uno de los dos finalistas de este atípico torneo de la Liga MX.