Paco Arredondo | Chivas se quedó con las ganas

La Comisión Disciplinaria no concedió la inhabilitación de Ignacio Rivero por lesión de Alexis Vega

FRANCISCO ARREDONDO
logo

Mucho se especuló sobre la posible sanción que se le aplicaría al uruguayo de Cruz Azul, Ignacio Rivero, por la lesión que provocó al delantero del Guadalajara Alexis Vega, luego de la petición de inhabilitación, pero todo quedó en improcedente, quizá por los débiles argumentos presentados por la directiva del cuadro tapatío.

Vega quien está descartado para el duelo de la reclasificación de Chivas ante Necaxa, resultó con un esguince de segundo grado en el tobillo derecho, tras una falta (no marcada por el árbitro), en el amistoso de la selección Sub-23 ante la Máquina en el Centro de Alto Rendimiento, la dirigencia del Rebaño mostró su inconformidad ante la Comisión Disciplinaria.

Se estima que parte de la defensa que presentaron se basaba obviamente en la falta o entrada de Rivero sobre el delantero del cuadro rojiblanco, pero también en que el sudamericano durante el partido habría tenido actitudes retadoras en contra del jugador, argumentó que quizá debilitó la queja.

Chivas habría desembolsado cerca de 40 mil pesos para que se abriera esta investigación, como lo marca el reglamento, ahora su siguiente alternativa sería apelar la determinación de la Disciplinaria, en caso de que desee que el uruguayo sea sancionado.

ATRASO EN RESULTADOS COVID

Es la realidad a la que se enfrentó en los últimos días la Comisión de Árbitros de la Federación Mexicana de Futbol, para poder generar las designaciones de los colegiados para los partidos de la repesca de la Liga MX, debido a la saturación de muestras en los laboratorios que prestan sus servicios a dicho ente.

Trascendió que se dieron casos positivos entre los silbantes, pero se desconoce quienes son los contagiados. Se espera que para la liguilla del Guardianes 2020, se pueda tener una mayor agilidad respecto a los test del COVID-19; para determinar con quienes sí puede contar para esa fase del torneo.

PRESTÓ DINERO PARA PAGAR SUELDOS

El campeón del mundo Sub-17 en Mexico 2011, Julio “La Momia” Gómez le prestó al dueño del equipo Real San José de la Liga del Balompié Mexicano, Jesús Torres Servín, más de 200 mil pesos hace dos meses para que pidiera pagar los salarios a jugadores y cuerpo técnico, encabezado por Raúl “Potro” Gutierrez.

A esas medidas vergonzosas se llegaron en su momento en este intento de liga de Primera División, ahora el tema es quien le va a devolver ese dinero a Gómez, ya que el equipo fue vendido a empresarios de Yautepec, Morelos, porque Torres Servín y socios deben cinco quincenas.

Pero sus adeudos se extienden a hoteles y restaurantes del municipio de San José de Gracia, Michoacán, quienes demandan en global cerca de 1 millón de pesos, pero nadie les da la cara para saldar esos pagos, mientras la LBM se lava las manos mudando de sede al equipo, dejando sin empleo a varios jugadores y al cuerpo técnico.

La Liga de Balompié Mexicano está marcada por la incertidumbre