Paco Arredondo | La anhelada invasión de Tigres

Las visiones en tigres chocan entre jugadores y directiva; Adalid Maganda no se dará por vencido.

FRANCISCO ARREDONDO
logo

Hace ocho años Tigres dio un paso importante en su proyecto para dejar de ser sólo regional e intentar convertirse en un club de alcance nacional, el objetivo desde entonces es pelear con los cuatro más populares de la Liga MX , para ser considerado uno de los grandes del balompié nacional.

Esta historia inició el 23 de marzo de 2013 cuando cerca de 25 mil aficionados de los felinos universitarios recorrieron más de 550 kilómetros de la capital regiomontana hasta el Estadio Alfonso Lastras en San Luis Potosí, escenario que en su mayoría se tiñó de amarillo y azul porque la invasión de Tigres estaba presente.

Desde entonces se volvió una costumbre en cada uno de los inmuebles donde se presentaba como visitante el equipo ya dirigido por Ricardo ‘Tuca’ Ferretti porque la intención era que el cuadro regiomontano se alzara como el equipo de México, ese fue el mensaje que la directiva quería mandar y establecer.

“Es traer nuestra casa a otro estadio, en esta ocasión a San Luis, es algo inédito en el futbol mexicano, algo que jamás había visto y eso que llevo muchos años en el futbol”. Sentenció esa noche sobre el césped del Alfonso Lastras el Ingeniero Alejandro Rodríguez, presidente de los universitarios.

Esta iniciativa contrasta con la postura poco visionaria de dos de sus referentes como Guido Pizarro y Nahuel Guzmán, quienes con una mentalidad corta, con rasgos revanchistas y hasta cierto punto desubicada advirtieron que ellos iban al Mundial de Clubes en Catar para representar a su afición y región.

Desde luego que las manifestaciones de ambos futbolistas va en contra de una idea institucional y empresarial, demostraron estar fuera del contexto y del proyecto de expansión que se trabaja desde años atrás porque se han dado cuenta que los títulos no son suficientes, que se requiere de otros aspectos para pelearle un sitio a los cuatro más grandes y populares.

La invasión de Tigres en los estadios de Tigres es un plus en la Liga MX, lastimosamente la realidad que se vive con el COVID-19, ha frenado a esa fiel afición que invierte dinero y tiempo para seguirlos no sólo por todo el país, y para su mala fortuna ahora tampoco pueden estar como quisieran con ellos en Catar.

LA SUERTE DE ADALID MAGANDA…

Estaba echada desde hace un par de semanas. Entre los colegiados era un rumor fuerte de que podría ser dado de baja de la Comisión de Árbitros, ahora el nacido en el Estado de Guerrero, quien por segunda ocasión en menos de cuatro años es corrido del gremio arbitral, buscara todas las alternativas que estén a su alcance para exigir que lo reinstalen.

Adalid quien suma 13 años en el arbitraje profesional desde que inicio en Tercera División, para su mala fortuna solo suma tres partidos en la elite del balompié nacional desde 2017. En su dilatada trayectoria dirigió el 8 de enero de 2017 el Puebla-Rayados, tres años después reapareció, el 5 de febrero de 2020, luego de que la FMF lo reinstalara, tras las denuncias de racismo que argumentó sufrir por parte de las autoridades de la Comisión de Árbitros.

Tuvieron que pasar 12 meses para que volviera a ser designado y todo indica que con el partido del pasado 10 de enero en el Nemesio Diez se terminó todo para él como silbante profesional, aunque advierte que tocará hasta las puertas de FIFA para recuperar su lugar y empleo.