Miguel Herrera y su salida: "No comparto, no me gustó y acepto"

El técnico de las Águilas sentenció que tuvo una gestión deportiva exitosa en América.

ÁLVARO CRUZ SANTIBÁÑEZ
logo
Install
Agréganos a tu pantalla de inicio para visitarnos más fácil y rápido

El extécnico de América, Miguel Herrera, habló en exclusiva con TUDN sobre su cese del banquillo y sentenció que no comparte la decisión, la considera injusta, aunque no dejó de agradecer al club por los años que compartieron juntos.

“En mi caso muy personal, yo no lo acepto, dije que no lo acepto porque no es la situación idónea… digo, no lo comparto, no me gustó y acepto, más bien, no tomo la decisión yo. Estoy agradecido eternamente con el América por todo lo que me dio, hay que tomar decisiones a veces, uno puede pensar que no son las más justas, pero el futbol no es justo y hay que seguir adelante”.

Emotivo: América despidió así a Miguel Herrera

Sobre el comunicado que anunció su destitución, Miguel Herrera expresó su disgusto por la manera en que plasmaron la decisión, pues considera que tuvo una gestión deportiva exitosa.

“No me gustó porque no pueden poner lo deportivo. Sí, lo otro lo usaron de pretexto en la parte que dicen que me equivoco, que tampoco la comparto mucho porque, al final de cuentas, lo deportivo no tiene nada qué ver, el equipo hizo 32 puntos en un torneo tan difícil, con todas circunstancias que nos rodearon, estuvimos dos goles debajo de Pumas para quedar en segundo lugar. La parte deportiva no la comparto, en los logros deportivos del club por supuesto que es ganar títulos, pero habrá liguillas donde no se te den las cosas y no tendrás el título. Habrá liguillas que hagas muy bien las cosas como contra Monterrey, que hubo un solo equipo en la cancha, le pasamos por encima a Monterrey y no fuimos campeones, vinieron los penales, fallamos y no fuimos campeones”

Miguel Herrera mencionó que nunca pudieron encontrar al reemplazo de Guido Rodríguez y eso derivó en problemas para el equipo, aunado a las lesiones de Gio, Benedetti, Nico Castillo, y a que Roger Martínez no quiso mostrar su talento e Ibargüen dejó de jugar como sabía.