Los cinco momentos que hicieron enojar a las aficiones de Chivas y Atlas

No solo históricos, estos pasajes enfurecieron a rojiblancos o rojinegros en el Clásico Tapatío.

FERNANDO VÁZQUEZ
logo

El Clásico Tapatío está lleno de historia, pero también de momentos que definieron la rivalidad entre Chivas y Atlas, pasajes que enardecieron a la afición rival.

También en los derbis de Guadalajara puede haber momentos que hicieron que los fanáticos se enojaran con el rival, ya sea por burlas o por partidos malos para su equipo.

La rivalidad existe entre todo y todos, incluso por saber cuál de los dos equipos es más popular en la segunda Zona Metropolitana más populosa del país, pero ¿qué pasajes ayudaron a tener el encono entre los equipos tapatíos? Los ponemos a continuación.

-Los dos 'Tubos'

El 'Campeonísimo' estaba por llegar pero la rivalidad del Rebaño con los rojinegros ya daba de qué hablar en 1955 y también, un cierto dominio sobre la 'Academia', tal y como quedó demostrado el 24 de abril de ese año en un encuentro por la Copa de Occidente. El encuentro fue ganado 5-0 por los rojiblancos pero Jaime "Tubo" Gómez, histórico guardameta de Chivas, tuvo la ocurrencia de burlarse del rival ante la escasez de llegadas, se acercó a la tribuna a pedir prestada una historieta y se sentó sobre el poste de su portería a "leerla". Fueron unos instantes, pero la foto quedó para la posteridad.

-El escalón histórico

Atlas solamente tiene un título en la Liga BBVA MX hasta el momento, el de 1951, pero vaya que es preciado por los seguidores de los Zorros ya que fue conseguido justamente después de un triunfo sobre Chivas. Edwin Cubero, de penal, anotó el único gol de aquel encuentro que desató no solo la ira de la afición rojiblanca, sino también de Jaime "Tubo" Gómez quien salió enfurecido del encuentro al clamar que no había elementos para marcar la pena máxima y lanzó su famosa "maldición" que consistía en que los Zorros no serían campeones antes de que él muriera (el legendario portero falleció en 2008).

Los cinco momentos que crearon el Clásico Tapatío

-Dos puños en alto

En 2004, Chivas perdió una dolorosa Final ante Pumas en el Clausura. Para el torneo siguiente, el Guadalajara buscó desquitarse y tenía argumentos para hacerlo... hasta que llegó el Atlas. En el Apertura, la gloria fue para los de Colomos quienes ganaron 1-0 la ida y la vuelta fue un espectacular empate 3-3. Los rojinegros liquidaron todo desde los 24' cuando ya ganaban 3-0 y si bien se dejaron empatar, el partido significó un triunfo moral para aquel conjunto que fue guiado por Robert de Pinho, quizás la "bestia negra" que más recuerdan los aficionados de Chivas y una estampa que todavía cala en Verde Valle, con ese festejo del brasileño y su baile con los puños alternados al cielo.

-¡Invadidos!

El dominio de Chivas sobre Atlas es indiscutible, sobre todo en épocas más recientes, pero la paciencia se colmó por parte de la afición rojinegra en la Liguilla del Clausura 2015 cuando, tras una decepcionante actuación de la 'Academia', los ánimos se subieron a niveles totalmente desesperados y hubo una invasión de cancha por parte de la Barra 51. El encuentro marchaba 4-1 a favor del Guadalajara y, desde luego, no hubo condiciones para continuar el partido que quedó suspendido cerca de los 57'.

-El penal de 'Ponchito'

Si la Barra 51 explotó en aquel duelo de Liguilla fue por un antecedente que no fue de a gratis. En la Fase Regular, Atlas y Chivas igualaban 1-1 y, sobre el final, se marcó un penal favorable a los Zorros. La confianza cayó en Alfonso González aunque el juvenil no mostró la mayor de sus virtudes, Fernando Arce y otros elementos rojiblancos se acercaron a poner nervioso a "Ponchito" y, por si fuera poco, Carlos Salcedo, su compañero en la Selección Mexicana Sub-22, se acercó a indicarle al portero Michel cómo debía actuar ante el jugador rojinegro y anticipó la "tragedia" que le sucedería instantes desupés al cobrador quien tiró a lo "Panenka". El guardameta se quedó con la pelota tras seguir el consejo y Atlas no solo dejó ir la chance de ganar el partido sino que también adquirió infinidad de burlas por parte de los aficionados del Rebaño por esta acción.