La pasión por el América envuelve a tres generaciones

Ana Rosa inculcó el americanismo a su hijo y nieto; ahora, juntos van al Azteca a buscar el título ante Rayados.

logo

El americanismo es una pasión que se transmite de generación en generación. Para Ana Rosa Torres, oriunda de Michoacán, resulta inexplicable tanto amor por el equipo, pues de niña asistía a los entrenamientos y a los juegos.

“Yo desde niña tengo amor por el América. Me acuerdo mucho de las épocas de los grandes como Carlos Reinoso y Enrique Borja".

Esa pasión debía transmitirla a su hijo, Héctor, quien vivió desde que nació la euforia por los colores azulcrema.

Publicidad

“Ella me llevaba a los entrenamientos, ahí me tocaba convivir con muchos jugadores. Tengo unas fotos con los hijos de Borja (Enrique)”.

La estafeta siguió su rumbo, porque Héctor le inculcó el americanismo a su hijo, de mismo nombre, hasta convertirse en amuleto.

“Me trajeron a la Final de América contra Tecos en el 2005 y ahí fue mi primer contacto con el equipo; después de eso me volví muy seguidor y hoy vamos a ser campeones”.

Publicidad

Interrumpió su papá: “Cada que mi hijo viene, gana el América. Es el amuleto y hoy vamos a ganar”.

Una pasión que crece de generación a generación y deja en manifiesto que el amor de la afición por las Águilas del América es lo que da la grandeza a un equipo.

0.jpeg

Desde el hotel, la afición alienta a 'las Águilas'

Twitter Álvaro Cruz | @AlvaroCruzS

1 / 8