Hugo Salcedo | Rojinegros, se vale soñar

Así de alentador es el panorama: sueñan con liguilla y en la cancha demuestran que tienen argumentos suficientes para conseguirlo.

logo

El arranque del torneo para el Atlas no podía ser peor, al minuto de juego ya se perdían frente a Rayados en el Estadio Jalisco.

El panorama era devastador, últimos en la tabla porcentual y un equipo que en la cancha no mostraba absolutamente ninguna capacidad de reacción.

Así se fueron desarrollando las primeras jornadas, un equipo sin estilo, espíritu, identidad y futbol.

Sin embargo llegó aquel tan recordado juego frente al America y la polémica resolución en el escritorio que le terminó entregando los 3 puntos al equipo de Diego Cocca.

A partir de ese momento y como si hubieran pasado una varita mágica todo cambio, el equipo comenzó a funcionar, el estilo estaba perfectamente identificado y los jugadores finalmente comenzaron a responder en la cancha, por lo que los resultados comenzaron a llegar, al punto de ligar 8 encuentros de manera consecutiva sin perder.

Se fue de regreso Luciano Acosta a la MLS y ni siquiera eso logró afectar de manera significativa el desempeño y resultados del equipo.

Se fue ganando en solidez defensiva y hoy es ese el punto más importante del cuadro rojinegro. En la portería también tenemos que destacar a uno de los mejores arqueros en lo que va de la temporada, el colombiano Camilo Vargas es una garantía y espectáculo bajo los palos.

Los resultados fueron acercando a los rojinegros en la porcentual al atlético de San Luis y este fin de semana, con la combinación de marcadores finalmente se pudo dejar el sótano de la porcentual.

El panorama luce alentador, la actualidad de ambos equipos nos hace pensar que el cuadro atlista podría no ser ultimo lugar y con eso además de no tener que pagar los 120 millones de pesos, aspirar a regresar a la fiesta grande del fútbol mexicano, situación que no sucede desde el 2017.

Así de alentador es el panorama en este cierre de torneo para el equipo rojinegro, sueñan con liguilla y en la cancha partido a partido demuestran que tienen argumentos suficientes para conseguirlo.